¡¡¡Hello family!!!

Cómo me gustan los martes, de alguna manera es nuestro día y este, nuestro punto de encuentro. Ya os adelanté la semana pasada a qué se dedicaría nuestro blog (ver post anterior) y viendo los resultados, he de decir que hay mucho más interés del que yo esperaba o imaginaba.

Esto lo único que provoca en mí es mucha fuerza para conseguir ese objetivo del que os hablaba: dar información necesaria y ayudar a todos los que lo necesitéis. Esta semana arrancamos desde el principio, pero ya adentrándonos en el tema el cual nos reunirá aquí cada semana.

Antes de comenzar quiero deciros que hoy estará con nosotros Cristina Soria. Os ayudará de una manera muy profesional a tratar el tema que hablaremos hoy.

¿CÓMO ASUMIR QUE TENGO QUE RECURRIR A LA GESTACIÓN SUBROGADA?

Muchos de vosotros pensaréis en modificar la pregunta diciendo: ¿cómo asumir que no puedo ser madre?

¡¡¡ERROR!!!

Me explico: no podemos centrarnos solo en un una persona, hay varios casos pero con un mismo final:

Dos mujeres que se aman y tienen el deseo de formar una familia, seguramente empiecen por la reproducción asistida. Llegados al punto de no poder gestar a su bebé, ahí se podría decir que NO DARÁN A LUZ a su hijo/a. Pero serán mamás a través de la gestación subrogada. La felicidad la alcanzarán.

Dos hombres que se amen y también decidan formar una familia no podrán jamás gestar a su hijo/a, pero serán padres a través de una gestación subrogada. La felicidad la alcanzarán.

En una mujer soltera podrá realizarse al igual que la pareja, una reproducción asistida. En caso de NO PODER DAR A LUZ A SU HIJO/A  por problemas que el médico diagnostique, podrá ser mamá. La felicidad la alcanzará.

Un hombre soltero directamente acudirá a la gestación subrogada para PODER ser papá, la felicidad la alcanzará.

Una pareja heterosexual, comenzará iniciando una búsqueda natural, controlando ovulaciones, menstruaciones… Aproximadamente un año después es cuando el médico les derivará a hacer pruebas. Si se determina un problema, el mismo especialista les aconsejará realizar la reproducción asistida. En caso de no poder lograrlo y les digan que la mujer no podrá gestar a su bebé, acudirán a la gestación subrogada y podrán ser papás, la felicidad la alcanzarán.

Con todo esto lo que os quiero decir y creo que os lo acabo de demostrar, es que puedes ser mamá o papá. Y lo más importante es que SÍ ALCANZARÁS LA FELICIDAD. Tan solo está en tus/vuestras manos elegir ese bonito camino.

Ahora dejo el espacio a Cristina Soria, para que ella os transmita su punto de vista como especialista a la pregunta que planteamos hoy.

HABLA CRISTINA SORIA.

 CRISTINA

Cuando decidimos vivir en pareja en muchos de los casos el fin último es el de formar una familia. Más que fin último es tu deseo, que en muchos casos se convierte en una auténtica pesadilla. Porque después de intentarlo de forma natural en varias ocasiones, de asistir a varios tratamientos de fertilidad más tarde, llega un día en el que te dicen que no puedes quedarte embarazada. Tu deseo, que en algunos casos se ha convertido en obsesión, te lo tiran al suelo y queda completamente pisoteado. 

Aquí comienza un largo proceso en el que tendrás que aceptar que nunca podrás llevar a tus hijos dentro de ti. Comienzas con el primer de los duelos a los que tendrás que enfrentarte. Es el NO a dar vida.Tu autoestima y seguridad se tambalean porque no asumes que no eres capaz de dar un hijo a la persona que más quieres. ¡Cuántos pensamientos y emociones! Pensamientos y emociones a los que no les puedes dar la espalda porque conviven contigo. Te haces reproches, te enfadas contigo y con tu cuerpo porque te aleja de ese sueño.

Puedes vivir todo este camino con dos actitudes. La de víctima o la de responsable.

La de víctima te hará vivir esta situación desde el dolor, desde los prejuicios, desde el sentimiento de incapacidad. Que lo único que te producirá será más daño si cabe. Te alejará de quien más quieres. Te  hará sentirte más pequeña ante los demás. Aparecerán sentimientos como la decepción y la envidia, algo que nunca había estado antes a tu lado. Empiezas a descubrirte desde una perspectiva que no te gusta y que además te hiere.

Pero si lo vives como responsable serás capaz de ver esta opción como la posibilidad de cumplir tu sueño. La gestación subrogada te permitirá conseguir lo que siempre has ansiado. Tienes que sentirte agradecida por poder acceder a ella. Romper con los miedos y prejuicios que hacen ver esta forma de convertiré en mamá como algo negativo. Agradece que esta opción se ha puesto en tu camino y has podido cogerla.

Todos vamos creando nuestras propias creencias a medida que vamos creciendo fundamentadas en nuestra educación, en el lugar en el que nacemos, en nuestras propias experiencias. ¿Qué creencias sobre la gestación subrogada te están haciendo daño? ¿Qué concepto tienes de la misma? Si no eres capaz de verla tu misma como un regalo, como una opción más para convertirme en mamá, no podrás aceptar que ha llegado hasta ti para ver cumplido tu sueño. 

Sigues siendo una mujer maravillosa, a la que la vida le ha deparado una gran sorpresa, para la que no estaba preparada pero que tiene grandes recursos para seguir adelante. Puede que no des a luz a tu hijo, pero sí que colaborarás en darle la vida y se la mantendrás. Y esto es lo que te hace reconocer que tu sueño se puede cumplir.

Cristina, desde ‘El Gorro De Tamara’ te agradezco en nombre de todos los lectores tu colaboración sobre este tema. Como ya hice saber hace una semana, tu disposición ha sido inmediata desde el momento en que se te propuso.

Sé que tu ayuda es imprescindible para todos los que lo necesitan. Y también sé que hoy has dibujado una sonrisa en muchas personas. Muchas gracias.

Esto no es una despedida para Cristina, ella estará colaborando constantemente con nosotros. De momento podéis estar en contacto con ella a través de sus redes sociales: FACEBOOK- Cristina Soria Coach  TWITTER- @gonzamena00

También os podéis apoyar en ella desde sus famosos libros: YO PUEDO AYUDARTE (13 ediciones) SI, TU PUEDES (6 ediciones)

PUNTOS DE VENTA: Casa del libro, El Corte Ingles, Circulo de Lectores. Además de estos, en cualquier librería podéis encargarlo.

(Estoy 100% a favor de la adopción, en los post no se está nombrando porque estamos informando únicamente sobre la gestación subrogada).

OS QUIERO FAMILIA.

¡¡¡Hola familia!!!

Esta vez os escribo para informaros de algo que me hace mucha ilusión y estoy segura que a muchos de vosotros también.
Desde ahora hasta dentro de una larga temporada, nuestro blog se enfocará única y exclusivamente en un tema concreto.
Muchas veces, por no decir cientos cada día, me lo habéis pedido. Ya sabéis que cada tema o cosa que me hacéis llegar, me lo planteo y si es posible lo llevo a cabo.
Pues bien, esta vez es una de ellas. Desde que compartí con todos mi caso personal sobre la gestación subrogada, he recibido miles y miles de correos electrónicos reclamando información.
Por desgracia, es un tema que carece de comunicación y es una pena porque el final es algo positivo y maravilloso, la FELICIDAD.
Antes de comenzar esa aventura tan novedosa, hay que pasar por varios tramos que son bastante delicados para la pareja o persona que quiera emprender ese camino.
Durante el proceso hay muchos asuntos que resolver legalmente. Pero sin duda el momento más importante es ver nacer a tu hijo/a.
Después del nacimiento el recorrido sigue.
Para todo ello hay una explicación que creo que deberíais saber y yo estoy dispuesta a hacerlo. Pero no lo haré sola, durante todo este tiempo he estado buscando la manera perfecta de realizarlo, para que resulte 100% efectivo.
Personalmente os podría contar mi experiencia (algo que ya he hecho) pero eso solo serviría para motivaros a cumplir vuestro sueño o ayudaros en un momento de bajón. Sé que eso sirve de mucho, por eso yo estaré dentro del pequeño equipo que he formado pero que a su vez es muy grande.
Para resolver todas las dudas existentes y a su vez informaros de todos los temas legales, estará con nosotros la abogada Mª José Torres que nos llevó y lleva el caso de Shaila a mi marido y a mí. Ella tiene pleno conocimiento sobre el tema que vamos a tratar, el procedimiento jurídico y lo más importante, mi plena confianza.
Como os decía anteriormente, hay muchos momentos delicados antes de tomar la decisión. También los hay durante el momento de la gestación. Para ello, no hay nadie mejor que una gran profesional como Cristina Soria. Todos la conocemos y sabemos la capacidad de ayuda que tiene, tan solo hay que leer sus libros.
Yo he sido una de sus lectoras y gracias a ella pude superar un pequeño bache. Por ello, sin pensarlo decidí contar con ella, a lo que Cristina sin duda ha aceptado encantada.
La directora de la agencia de EEUU (comprenderéis qué es en los siguientes post) también estará con nosotros para ayudar e informar.
Os preguntaréis, ¿por qué haces esto Tamara? Muy sencillo:
Soy de las personas que piensan que nunca sabes cuando necesitas la ayuda de las demás personas. Antes de iniciar este camino yo me vi muy sola en el sentido de la información, no sabia donde leer ni a donde acudir para no cometer un error.
Cuando dije que mi hija nacería por gestación subrogada y que había pasado tres años horribles, todos vosotros (mi familia virtual) estuvisteis a mi lado dándome cariño y fuerza hasta el momento que mi preciosa hija llegó al mundo. A día de hoy vivís conmigo todos los momentos buenos que tengo. Por eso mismo, quiero recompensaros de alguna manera todo lo que hacéis diariamente por mí y mi niña.
A parte de esto, quiero que entre todos nos ayudemos y quizá conocéis a personas que les sirva de mucho leer este blog para informase bien de su posible cambio de vida.
Quiero dejar muy claro que en ‘El Gorro de Tamara’ no hay ningún tipo de beneficio económico, tampoco las colaboradoras lo tendrán. Como siempre os he dicho, es un espacio que tanto vosotros como yo utilizamos para compartir o publicar cualquier tema que sea importante, necesario, divertido…
Podría decir que el blog es un hobbie o mejor dicho, una manera más directa de estar conectada a vosotros. Y eso ¡me encanta!
Ya sabéis familia, cada semana nos encontramos aquí, en nuestro lugar desde hace tres años.
De momento, el martes que viene tenemos una cita.

OS QUIERO.

#GESTACIÓNSUBROGADAENESPAÑA

Hola querida familia mía, (risas)

Comienzo riéndome porque el saludo suena un poco serio ¿verdad?, es que yo me he tomado muy en serio eso de cumplir un año más. Lo que sucede es que por muchos años que cumpla, jamás perderé mi esencia: ser yo misma.

Por eso mismo, continuaré haciendo lo que años atrás he hecho: compartir todo con vosotros. No recuerdo exactamente cuantos 18 de enero os he resumido, pero este sin duda es el más especial por varios motivos, pero concretamente por uno.

Como bien os he ido diciendo en los post anteriores y en las redes sociales, terminé el 2015 de una manera única y lo comencé aún mucho mejor. No he parado de hacer celebraciones hasta el día de ayer y en la mejor compañía: mi ratita.

Ella hace que todo sea distinto y se agrave cada fiesta 100%, imaginaros lo que ha sido para mí dejar los 28 años.

Un recuerdo que en mi mente permanecerá de por vida. Dar la bienvenida a los 29 ha supuesto una alegría que yo no conocía. Lo cierto es que cuando uno suma edad, la frase más sonada es la típica de “cada vez soy más viejo´´. Yo hasta ahora irónicamente también lo decía. Sin embargo, este año es distinto. Mi frase fue: “es el mejor cumpleaños de mi vida´´.

He vivido intensamente el comienzo de mi nueva etapa, una manera distinta y además lo he alargado tres días.

Os paso a contar todo con fotitos.

PRIMERA CELEBRACIÓN: Fiesta con amigos.

Cuando estoy arreglándome para recibir a los invitados, suena el timbre de casa y cómo no, su presencia en la lejanía no podía faltar. Mi mejor amigo y marido.

Él siempre consigue sorprenderme y sacarme una sonrisa, es imposible disfrutar de un evento sin su compañía. De una manera u otra, a mi lado siempre está.

IMG_3608

Quise que todo el mundo se sintiera en un ambiente de cumpleaños. Para ello, había que decorarlo como tal. Photocoll para las fotos, globos, comida, bebida… no faltaba de nada.

IMG_3602IMG_3603

IMG_3609IMG_3611IMG_3605IMG_3661

Todo está listo para comenzar, llegó la hora de empezar a abrir la puerta a los amigos.

IMG_3617

 

Las primeras fotos demuestran que la decoración provocó el efecto que quise: ambiente de fiesta y diversión.

IMG_3659IMG_3655IMG_3651IMG_3650IMG_3646IMG_3645IMG_3632IMG_3621

 

Después de comer y tomar algo, la música y el buen rollo provoca que que todos comencemos a disfrutar de la noche. Las siguientes fotos lo demuestran, creo que nadie estaba aburrido…

IMG_3679IMG_3687IMG_3686IMG_3680IMG_3677IMG_3676IMG_3675IMG_3666IMG_3667IMG_3663IMG_3658IMG_3653IMG_3652IMG_3647IMG_3633IMG_3630IMG_3627IMG_3629

 

Toca soplar las velas, este año la tarta quise que fuera recordatoria a mis 28 años. En realidad lo mejor de mi vida había llegado ese año, mi hija. Dejaba un año en el que conseguí formar mi preciosa familia, gozaba de salud y el trabajo no me faltaba.

Una televisión donde aparecía una foto de mi perfecto marido, mi preciosa ratita y yo. Cómo no, felicitando a la mamá molona del año.

IMG_3625IMG_3624

IMG_3639

 

La pedazo de noche no podía terminar de otra manera que brindando con todos ellos, mi gente.

IMG_3664

 

SEGUNDA CELEBRACIÓN: Comida familiar.

Tocaba seguir celebrando el aún pre-cumpleaños, esta vez la familia tenía toda mi prioridad, aunque seguía faltando mi amigo y marido Ezequiel. Comida familiar, llena de risas y conversaciones agradables que desembocan en la intención de crear esa reunión. Felicidad.

comida

 

TERCERA CELEBRACIÓN: Comida y merienda con amigos y familia.

Y llegó el gran día. Toca soplar de nuevo las velas, pero esta vez oficialmente. Qué ganas de comenzar otra etapa cargada de ilusión e incertidumbre por saber cómo será. Solo me conformo con mantenerme igual que estos últimos cuatro meses, vivir exactamente igual de feliz, con tanta salud para todos los míos.

Esta vez elegí una tarta que era una caja de regalo, con la presencia de mis dos amores. La caja significa la sorpresa que me darán mis 29 años. Eso os lo cuento en 365 días familia.

velas yo y shaila

 

Termino este nuevo post, transmitiendo mi agradecimiento a todos vosotros por la cantidad de felicitaciones que he recibido en este día tan especial. Siempre os siento cerca pero en los momentos puntuales, vuestro cariño se acentúa de una manera impresionante. Insisto en decir que sois parte fundamental para mí.

OS QUIERO Y PUNTO FAMILIA.

¡¡¡Hola familia!!!

Empieza un nuevo año y seguro que os pasa como a mí, os marcáis nuevas metas o proyectos, cargados de ilusión y motivación.

¡Eso es fantástico! Lo difícil es cuando van transcurriendo los días, semanas, meses… Esas ganas se van transformando en rutina, lo que conlleva a una estabilidad diaria. Con esto podemos conseguir dos cosas, continuar con el deseo de alcanzar eso que hemos iniciado o visualizar constantemente esa palabra que a larga nos hace abandonar: aburrimiento.

Yo siempre he dicho que por fechas, el año nuevo comienza el 31 de diciembre a las 00:00h, para mí los nuevos 365 días se inician cuando uno lo elige. La apetencia de marcar nuevos propósitos, te da una inyección de adrenalina que hasta los despertares son distintos. A mi me pasó algo parecido hace un año y tres meses. Estuve tres años sometida a un tratamiento de FIV (fecundación invitro) el cual es bastante agresivo. Son hormonas constantes.

El carácter cambia por completo y tu metabolismo varía según el cuerpo de cada uno. No todas las personas toleramos de la misma forma éste método, conozco gente que llegó a engordar 17kg, en cambio otras nada.

En mi caso, tras cinco ciclos aumenté 9kg. Tenía mucha retención de líquidos y sobre todo estaba muy hinchada. Como decía anteriormente, el estado de ánimo cambia por completo y si además de eso le sumas que  tu cuerpo no es el mismo al que estas acostumbrado, entras en una gran desesperación. Para nada estaba gorda, siempre he sido una chica de constitución delgada, pero verme con esos kilos de más por culpa de esa medicación me superaba. Deporte no podía hacer, ya que tenía normalmente los ovarios bastante inflamados. Comía lo que me daba la real gana, nunca me paré a pensar que debía de cuidarme un poco en ese sentido, la verdad es que me daba igual, yo siempre decía lo mismo “cuando termine el tratamiento, me quede embaraza y tenga el bebé, me recuperaré´´

Eso nunca llegó, bueno si, terminó el tratamiento pero no di a luz.

Empezaba mi nuevo camino, mi nueva meta. Desde ese mismo instante, me propuse cambiar 100% tanto de mentalidad como de físico, siempre con salud por supuesto. He ido al gimnasio varías veces en mi vida, pero a los dos meses lo dejaba, no tenía fuerza de voluntad o mejor dicho no sabía lo que quería. Creo que acudía porque era lo típico.

Ésta vez era distinto, tenía todo muy claro. Quería sentirme yo misma, anteriormente diría adelgazar, ahora NO. Mi intención simplemente era, conseguir algo que nunca había alcanzado y siempre me había gustado y admirado: tener un cuerpo definido y duro. Me encontraba en un punto bastante fuerte, ya que estaba iniciando el proceso de gestación subrogada y eso me aportaba una energía brutal. En mi imaginación se proyectaba todo de una forma espectacular, tal y como me veía lo quería.

¡Manos a la obra!

Contraté a una entrenadora, ella me marcó un entrenamiento diario y un plan nutricional, NO dieta. Es muy distinto, se diferencia en algo muy sencillo: APRENDER A COMER. Nos creemos que por no comer adelgazamos y estamos muy equivocados, eso lo único que hace es el efecto contrario a lo que queremos. Muchos os preguntaréis, ¿cómo hizo para acudir diariamente al gimnasio, si antes no aguantaba un mes seguido?

Muy sencillo, os voy a decir que necesité para conseguirlo:

1º Visualizar lo que quería y verme yo de esa manera.

2º Pensar que sería una manera de empezar a notar un cambio en mi vida, dejando atrás todo lo malo.

3º Motivación e ilusión 100%

4º Demostrarme a mi misma que la palabra fracaso en mi vocabulario no existe.

5º Saber que mi marido estaría encantado con el cambio, no por mí físico, si no por mí estado de ánimo.

6º Comenzar a ver cambios.

7º Comprobar que mi salud era perfecta.

8º Gozar con la comida, no me limitaba a comer, pescado, ensalada y pollo. ¡¡¡La variedad es inmensa!!!!

Estos puntos fueron los que hicieron que yo llegara a donde estoy. Con todo esto familia, lo que os quiero dar a entender que absolutamente TODO lo que queráis lo podéis conseguir, tan solo se necesita una cosa principal, tu propia confianza. Sin tu ánimo y fuerza de voluntad nada es posible.

Creedme, se puede.

“BUSCA LA FELICIDAD, TAN SOLO TIENE DOS LETRAS: TÚ´´

Deportiva

¡Hola familia!

Al igual que el año pasado, os muestro todas las fotitos de la grabación de la gala de Nochebuena.

Seré muy repetitiva, pero si no lo digo reviento: Gracias por estar un año más a mi lado, dándome fuerza. Y por supuesto mi agradecimiento infinito a Telecinco junto a Jose Luis Moreno y Natalia por confiar de nuevo en mí. Soy infinitamente feliz.

El 2015 jamás lo podré olvidar.

IMG_5586IMG_5027

No hay nada mejor que ponerse en manos de profesionales para salir al escenario en perfectas condiciones. María (maquilladora) Diego y Raul (peluqueros) hicieron un perfecto trabajo. No solo se basan en el trabajo físico, hay algo más importante bajo mi punto de vista: el buen ambiente. Ellos consiguen que yo me divierta desde que entro por la puerta de los estudios. Hacen un grupo maravilloso en el que personalmente, estoy encantada.

IMG_5245

Minutos antes de comenzar, últimos retoques.

IMG_5557

Repasando guión, con mis compañeros.

IMG_5246IMG_5227IMG_5105

 Todo listo para arrancar. Foto junto al diseñador que me vistió, Alejandro de Miguel. Un equipo de profesionales con los que cuenta el grupo de Jose Luis Moreno, se encargan de elegir el vestuario idóneo. De nuevo acertaron 100%. Leo, Charo y Francisco, fueron los responsables del estilismo. A parte de profesionales, destaco el cariño que me transmiten minuto a minuto. Simplemente maravillosas personas que adoro.

IMG_5563IMG_5222

IMG_5556

Las fotos durante la grabación no podían faltar. Es el segundo año que trabajo junto a Paz Padilla y Joaquín Prat. Espero y deseo poder estar muchos años más a su lado aprendiendo. Si algo tengo que destacar de los dos anfitriones de “La Noche en Paz” es sin duda, el compañerismo que desde el primer día han mostrado conmigo.

Martin es un compañero que siempre está disponible para todo, su alegría hace que todo sea más ameno. Mº José Suarez es la primera vez que coincidía con ella trabajando, fue muy fácil con ella.

IMG_5436IMG_5152IMG_5115IMG_5062IMG_5052

Foto arriba izquierda: Con la bella Laura Lobo, una mujer muy simpática, bella y profesional.

Foto arriba derecha: Son muchos años los que conozco a Kiko Hernández y personalmente me sorprendió mucho la manera tan buena e impoluta con la que realizó su trabajo. Además de profesional, destaco sin duda alguna el compañerismo con el que desarrolló su trabajo.

Foto medio izquierda: Él fue el primero que me enseñó a montar en el famoso “monociclo scooter”. Pasamos un rato muy divertido. Muy buena gente, estoy segura que la carrera de los Gemeliers tendrá un éxito asegurado.

Foto medio derecha: Por cómo se llama, ya me encantaba. Descubrí una mujer extrovertida y gran profesional, Shaila Durcal.

Foto central: Tiene un talento oculto que ojalá algún día podamos ver. En la gala disfrutamos de un divertido sketch que protagonizó junto a Mº José Suarez y Paz Padilla. Sin duda me encantaría coincidir en escena. Mi gran amigo, Omar Suarez.

IMG_5153

Después de realizar los sketches quisimos inmortalizar el momento de felicidad. Todo había salido perfecto. Ella es Natalia, se merece una definición larga y extensa que más adelante la tendréis, merece la pena creedme.

IMG_5114 

Ella no podía faltar, un vez más mi yaya está presente.

IMG_5059

Esta es la vida real, hay que meter azúcar al cuerpo para salir con energía al plató.

IMG_5063

Qué lindo juntarte con amigos mientras trabajas.

IMG_5032

Termino con esta foto en tamaño grande, porque esa persona que me acompaña no merece menos. Ella diariamente ejerce de gran amiga, pero esos días amplió ese abanico. Sumó a la amistad su profesionalidad, siendo mi sombra y consejera.

Este es el claro ejemplo de cuando digo que soy una afortunada por tener a gente como ella a mi lado. Uno elige a sus amigos, yo la elegí a ella. María Serrano.

 

NOCHEVIEJA.

Llega un día muy especial, decimos adiós al 2015. Si me dan a elegir os aseguro que por mí estaría presentando estas galas todos los días de la semana.

Estar en un ambiente agradable facilita el trabajo a todos. Además, hay que sumarle que la música y el humor, son muy necesarios. Ayuda a olvidar las preocupaciones de esas personas que en ese instante estén en un momento delicado.

Yo disfruté como una niña con caramelos. Os cuento todo.

IMG_5777

Me gusta repasar el guión del trabajo que voy a realizar, si algo me caracteriza es ser muy perfeccionista. No me gusta que me regañen por hacer algo mal.

IMG_5548

Está todo listo para comenzar.

IMG_5608IMG_5547IMG_5607

De nuevo se repiten las fotos con los compañeros, para el recuerdo.

IMG_5799IMG_5773IMG_5534IMG_5760FullSizeRenderIMG_7945

Y por supuesto, con los artistas las instantáneas no podían faltar.

Foto arriba izquierda: Con Patricia Manterola y mi compañero Luis Royán, esta mujer me dejó asombrada. Su belleza, y profesionalidad me ganó.

Foto arriba central: Si tengo que decir la verdad, Ylenia no era un plato de buen gusto para mí, ya que cuando estuvo en Gh vip hizo unos comentarios que no me gustaron. Ahora tengo que decir que el día que personalmente la conocí me sorprendió. Su simpatía, cercanía y educación conmigo fue sorprendente, soy de las personas que piensan que la gente puede cambiar. Ella bajo mi punto de vista lo hizo y además consiguió que me cayera bien.

Foto arriba derecha: He coincidido dos veces con Carlos Baute, una de ella fue en el programa “Qué tiempo tan feliz” donde tuve la oportunidad de entrevistarle y comprobar que es una persona muy divertida y real. Este año corroboro lo que pensaba. Gran profesional.

Foto abajo izquierda: ¿Qué puedo decir yo de mi Kiko? me gustaría que nos pudierais ver por una cámara cuando estamos juntos, creedme que muchas veces nos han dicho que deberíamos hacer una comedia juntos pero sin guión. O nos amamos o nos matamos. Como amigo mío, le quiero mucho y le deseo lo mejor porque se lo merece. Y si tengo que opinar de su carrera como cantante, sinceramente pienso que sus temas son muy pegadizos y eso gusta. Por lo tanto, ¡que siga triunfando!

Foto abajo central: No tenía el gusto de conocer a Rasel personalmente, es una pena porque en muy poco tiempo que compartimos espacio, me reí mucho. También pude comprobar que siente tremenda pasión por la música. Y como no, su hermana Dama es bella por dentro y fuera.

IMG_5533

Inseparable, ella siempre pegada a mi lado.

FullSizeRender-2

En el post de Nochebuena, os decía que ella tiene una definición larga. Pues bien, Natalia es esa persona que jamás podré olvidar. Yo doy mucha importancia a la gente que puesta por mí, y ella lo hizo.

Con el paso del tiempo me demuestra que además de ser una gran profesional es una gran persona. Dentro o fuera del trabajo sin duda alguna, esta maravillosa mujer me tendrá siempre a su lado.

FullSizeRender

El broche final a una linda experiencia. Con copas en mano, rodeada de buena gente y con un sentimiento de felicidad insuperable. Os deseo que todos vuestros deseos se cumplan este nuevo año.

¡¡¡FELIZ 2016!!!

Imagen de previsualización de YouTube

“Tamara, toma la ropa y prepárate cariño, Shaila llega ya”

En ese instante me di cuenta de que los nervios que había pasando las horas anteriores, no eran nada más que un aperitivo para la preparación de lo que a continuación iba a sentir.

Cuando escuché esa frase, mi cuerpo comenzó a temblar, un nudo en la garganta no me dejaba expresar lo que quería transmitir. Realmente, tampoco lo tenía claro. Mi mamá me miraba con cara de felicidad y orgullo por haber llegado hasta ahí, no paraba de repetir la misma frase: “Hija, el momento ha llegado”.

La enfermera me entrega una bata y salgo de la habitación para coger aire, lo necesitaba. Me alejé unos metros del paritorio y me detuve frente al ascensor. Como si una tecla de rebobinar se tratara, mí cerebro comenzó a recordar de manera rápida, todo lo vivido hasta el momento.

Médicos, consultas a especialistas, tratamientos, quirófanos, dolor, angustia, desesperación, ilusión, lucha, amor… En todas las imágenes que se proyectaban en mi cabeza siempre aparecía la misma persona, mi mejor amigo, mi marido. En ese momento se encontraba en el aire rumbo al hospital, donde se encontraría con su princesa más deseada. Una mano en el hombro me hizo volver a la realidad, mi mamá me dio un abrazo y su vez me decía al oído: “Llora hija, llora pero de felicidad”.

El tiempo se agotaba, todo estaba preparado y debíamos dar la bienvenida a la pequeña Shaila. El doctor, me pidió la cámara que horas antes me había dicho que se pondría en la cabeza, para poder grabar lo que sería el momento más importante de nuestras vidas. En ese mismo instante, cierran las puertas y ella, esa mujer tan valiente que estaba a punto de traer a mi hija al mundo, me mira emocionada y sin decirme nada me lo dice todo.

Mi cuerpo comienza a flojear por lo que decido estar sentada en un sillón durante el parto, la tensión acumulada me podría jugar una mala pasada y para nada me gustaría marearme en ese precioso momento. Agarrada de la mano de mi madre, empiezo a escuchar cómo la enfermera hace una cuenta atrás en inglés y el doctor a su vez la anima para empujar. Le hacen repetir lo mismo en dos ocasiones seguidas.

En ese instante, desvío mi mirada del suelo y puedo ver a través de un hueco que forma el brazo de mi madre, la cara colorada de la gran mujer que está dando a luz haciendo mucha fuerza. Noto que comienzo a hiperventilar y que mi respiración cada vez va más rápido, la ansiedad se estaba apoderando de mí. Mi mamá me mira preocupada, le hago una señal de que todo estaba bien, última mentira antes de convertirme en madre.

Tenía miedo, me atrevería a decir que llegué a sentir pánico. Eran sentimientos muy distintos. Alegría y plena felicidad por lo que estaba por venir, pavor porque todo saliera bien y mucha incertidumbre por saber que sentiría en el momento de ver la cara a mi ratita.

¡Ya está aquí, ya está aquí! Comenzó a gritar mi mami llorando.

Levanté mi cabeza, descrucé mis dedos y miré hacia la camilla donde pude ver una cabecita negra pequeña, me puse de pie equilibrando mi inestabilidad y me dirigí hacia esos llantos que la pequeña de tan solo segundos de vida estaba derrochando. No recuerdo haber llorado tanto en mi vida, jamás había derramado tantas lágrimas acompañadas de temblores.

Aparté con delicadeza a las personas que estaban atendiendo al ser más importante de mi vida y me acerqué a ella. No puedo decir lo que sentí, es imposible de describir, solo sé que en ese momento lo único que pensaba es que los cuatro años de espera, habían merecido la pena.

“Es igual que su papá por favor. Gracias hija mía, gracias por estar aquí, te amo para siempre”.

Esas fueron mis primeras palabras antes de sentirla cerca de mí. Eso sucedió minutos después, cuando los médicos me la entregaron. Sin lavar, tal y como vino al mundo, ella y yo nos sentimos piel con piel sintiendo la conexión de madre e hija, empezando a sentir el amor incondicional. Mis lágrimas no cesaban y su llanto sin embargo desapareció. Con mis labios en su diminuta cabeza le hablaba bajito sin parar, le hice una promesa que cumpliré de por vida: “nunca me separaré de tu lado”.

Acto seguido, en la distancia le lanzo un beso con todo mi amor a la valiente mujer que ya descansaba en la cama después de un parto que hizo maravillosamente bien. Al transcurrir una hora, Shaila tuvo que ir al nido para realizar sus revisiones y el primer baño, que por supuesto yo le daría acompañada de profesionales.

Antes de abandonar la habitación, me dirigí a la camilla y nos fundimos en un abrazo lleno de lágrimas emotivas.  “Nunca olvidaré lo que has hecho por nosotros tres, gracias a ti nos hemos unido”. Esto fue lo que esta linda mujer escuchó de mi boca.  Seguidamente, abracé a su marido repitiendo la misma frase.  Abandoné el cuarto y me fui con mi pequeña.

Mientras ella era revisada por el médico, cogí mi teléfono para felicitar al nuevo papá y enviar las instantáneas. Al aterrizar su avión en Utah vería a la princesa. Después, realicé varias llamadas a los familiares y amigos para felicitarles por la llegada de la hermosa bebé.

Me detengo frente al cristal donde está ella metida, mis ojos son eclipsados por ese ángel. Y llegó otro momento tan esperado, nuestra primera noche juntas y el reencuentro de padre e hija…

 (En el siguiente post, preparad un paquete de kleenex) 

 GRACIAS, OS QUIERO.

Oficialmente puedo decir, ¡¡¡hola tí@s molones!!!

Este post es el más especial que he escrito. Creedme, he soñado con este momento mucho tiempo, años. Y cuánta razón cuando se dice que todo en la vida llega… Hoy escribo en compañía de mi tesoro, mi luz, mi vida… mi hija.

A continuación os voy a contar como fue el momento más importante de mi vida:

Creo recordar que en el segundo post fue donde os dije que la madre subrogada me había dicho que Shaila daba señales de que quería venir, justo cuando escuchó mi voz fue cuando comenzó a dar guerra. Pasaron los días y como ayer os contaba, Sahila no quiso ni siquiera regalarnos una fotografía de su rostro para el cumple de su papá. Ella se hacía de rogar, aunque no por mucho tiempo.

El domingo 11 a las siete de la mañana, me desperté y mientras tomaba café con mi mamá, le dije que tenía una sensación extraña en mi misma, me sentía demasiado nerviosa y tuve que ir bastantes veces al baño. “Mamá, creo que Shaila vendrá hoy”. Exactamente fue lo que le dije. Ella, sonreía con gesto de entender las ganas que yo tenía de tenerla entre mis brazos.

Nos fuimos a pasear por la calle, la temperatura era maravillosa y a su vez el tiempo pasaría más rápido, aún faltaban diez días para recibirla.

Como cada mañana, hablo con la madre gestante para saber cómo se encuentra y me dice que durante la noche tuvo una hora de contracciones muy fuertes y seguidas. Estuvo a punto de llamarme, pero pensó que sería una falsa alarma, era demasiado pronto. Le propongo ir al hospital y comprobar que la niña no está para nacer, según la información que tengo, cuando las contracciones empiezan fuertes y estás en fecha de parto (38 semanas) todo puede venir de golpe.

En realidad no perdíamos nada, ella como siempre dispuesta a todo y al bienestar de la niña, acepta y nos dirigimos al hospital. La mínima posibilidad de que naciera ese día me provocaba un gran estado de nervios. Abandonamos nuestro paseo y comenzamos a correr hasta el domicilio para coger las bolsas de la princesa y la silla del coche. En ese mismo momento llamo a mi marido y le cuento todo lo sucedido. Él, tan solo ríe y llora a la vez de emoción.

Una vez montadas en el taxi, nos reíamos pensando en la reacción que tendría mi nueva amiga (la madre subrogada) al vernos con tantas cosas, solo era una revisión para la tranquilidad de todas. En la recepción nos dicen que subamos a la segunda planta, ella ya había ingresado. Nos llevan directamente a la habitación y al entrar la encuentro tumbada en una camilla con cables por todas partes y a su vez escucho un constante sonido (latido de corazón de Shaila). Mi imaginación en ese momento me proyectaba una imagen que llevaba años soñando: el parto.

Fuera o no ese día, era una señal de que la fecha estaba cerca y lo que más deseaba pronto iba a suceder. Estaba en lo cierto, ella comienza a reírse al vernos con todas las cosas e insiste en que nos hemos precipitado. Su rostro cambia por completo cuando de nuevo empieza a sufrir dolores.

El doctor nos dice que para que Shaila venga al mundo ese mismo día, las contracciones tienen que ser seguidas y a su vez haber dilatado hasta cuatro centímetros. Por ello, estaría en observación un tiempo para valorar.

Inmediatamente, me bajo a la puerta de urgencias y vuelvo a realizar una llamada a mi mejor amigo para prevenir de todo lo que estaba sucediendo y podía suceder. Pensaba como yo, quizá la hora había llegado. Prevengo a toda la familia y amigos de lo que estaba aconteciendo, desde ese mismo momento mi teléfono no paraba de sonar cada minuto.

Cuando de nuevo entro a la habitación, me encuentro con una mujer que casi ni se puede mover del dolor, me angustié mucho por ella, sufría agarrada de su mano. Una vez más, demuestra la gran persona que es diciéndome: “Amiga, tenías intuición de madre, estoy segura que Shaila nace hoy”. Y así fue, seguidamente el doctor entró para decirnos que… ¡¡¡estábamos de parto!!!

Creo que llegué a hacerle un poco de daño por la cantidad de besos que le di. Entre ella y mi hija la estábamos agobiando (risas). Comienza la cuenta atrás. Dependiendo de la dilatación y contracciones, tardaríamos más o menos en conocer el rostro de la princesa.

De nuevo me dirijo a la puerta principal para llamar al futuro papá. No sabía cómo decirle que el tiempo de espera se había agotado y que por fin llegó el momento tan ansiado. No hizo falta articular palabra, mis llantos de alegría y gritos le explicaron todo. Nuestro diálogo se basaba únicamente en intentar calmarnos el uno al otro, los lloros se apoderaron de nosotros, pero esta vez era de felicidad no tristeza.

Queda pendiente su llamada para confirmarme cuando volaría a EEUU para reencontrase con nosotras, obligatoriamente debe de estar para el registro de la bebé. Los familiares y amigos actúan de la misma manera, llorando y celebrando que ese día marcaría un antes y un después.

Por supuesto, también comunico a mi familia virtual (redes sociales) la bonita noticia.

Desde la 13:00h fueron contantes las llamadas, no podría hacer un cálculo de cuántas veces abandonaba la habitación 2.217 con las ganas de volver a entrar y escuchar nuevas noticias. Las horas se hacían interminables, los segundos y minutos no pasaban, pero una vez más, repito lo que tanto os he ido diciendo y yo misma he comprobado: todo en la vida llega. Esta vez no iba a ser distinto.

“Tamara, toma la ropa y prepárate cariño, Shaila llega ya”

(El próximo post tan solo os puedo decir que es… el más importante de mi vida. La llegada de mi hija)

OS QUIERO FAMILIA.u

¡¡¡Hello family!!!

(El post que a continuación vais a leer, está escrito hace varios días. Shaila aún no había nacido, pero como todo cuento leeréis el desenlace y por supuesto el bonito final)

Eso de estar tanto tiempo aquí, hace que el idioma se vaya pegando (risas).

Os cuento un nuevo día, una nueva aventura y a la vez añado que… ¡¡desde hoy empieza la cuenta atrás para el nacimiento!!

Justo dentro de 10 días nacerá la princesa que tanto deseamos. Como os dije en el anterior post, Shaila ya estaba dando señales de que podría venir al mundo antes. Pero no, ella se está haciendo de rogar y mucho.

Hay una fecha concreta en que a los bebés se les puede hacer una ecografía en 4D, lo que éstas hacen son dejarte ver el rostro de tu hijo/a de una manera muy real. Mi querida hija, en ninguna de ellas se ha dejado ver y siempre nos mostraba su lindo culito o la mitad de su cara. Por ello, ayer quise hacer un regalo al rey de la casa por su cumpleaños: una buena fotografía de su hija.

Cogimos cita en un lugar especializado en ello, la madre subrogada me dice que mi hija es muy tímida y que ojalá esta vez se deje ver aunque sea medio segundo, sería lo suficiente para poder captar una imagen nítida. Una vez dentro de la consulta, el doctor comienza a masajear con el aparato y Shaila está boca arriba, íbamos a tener suerte… Aunque de repente ésta se torció y para el colmo se llevó las manos a la cara impidiendo que la viéramos. Todos comenzábamos a reír y a la vez la hablábamos para que nos diera un regalo, pero no, ella no estaba dispuesta a eso… era muy divertido porque se la veía como sus brazos tapaban toda su cara.

El médico nos aconseja ir a tomar un helado para facilitar la ecografía, ya que el azúcar provoca que la nena se mueva más. Cuando ya han pasado quince minutos, de nuevo entramos en la consulta dispuestos a tener un final feliz. A Shaila le gustó el helado, tanto que retiró las manos de su cara y decidió darse media vuelta para dormirse una linda siesta. Bueno, al menos nos dejó confirmar que era una nena mostrándonos claramente su sexo (risas).

La conclusión que saqué en ese mismo momento, es que mi hija nos hará “sufrir” hasta el final.

El proceso fue así: al quedarse embarazada no sabíamos si se había quedado de uno o dos embriones. Al saber que era de uno, tuvimos que esperar a saber si era nena o nene. Una vez lo supimos, no nos dejó verla en ninguna de las ecografías y ahora a una semana y media de nacer tampoco. Ya estoy instalada en EEUU esperando única y exclusivamente su llegada y tampoco lo hace. Ella, como su madre, cabezona 100% y tímida como su papá.

Tirarme en casa las horas muertas esperando una llamada, la verdad es que se hace un poco pesado o más bien desesperante. Prefiero quedarme ese día en un centro comercial dando una vuelta y comprando cosas para la enana. La madre subrogada quiere acompañarme y pasar el día juntas. Nos vamos tienda por tienda, risas y confidencias que desembocan en nervios, muchos nervios por la ansiosa llegada. ¡Vaya, la niña tiene hambre! quiere hielo y ensalada cesar. Sus deseos son órdenes. Después de una comida agradable nos ponemos en marcha para ir a casa y descansar, o más bien esperar…

¿Cómo resumo el día? impresionante porque todo junto a mi enana lo es, pero un poco inquietante también, ella está muy a gusto en la tripita pero estamos deseando que nazca ya, por dos motivos:

El ansia por conocerla es excesivo y la mujer que la cuida está demasiado cansada y la pobre ya no puede más. Aun así, ella es una campeona y está cuidando de Shaila de una manera inmejorable.

Pues nada familia… ¡seguimos esperando! Os mantendré informados, porque os lo merecéis.

¡¡OS QUIERO!! 

shaila                

¡Hola tí@s molones!

Hoy os cuento un nuevo capítulo del cuento tan bonito que estoy viviendo y vosotros a la vez conmigo. Esta vez todo lo que os voy a narrar es bastante emocionante. Podéis imaginar sobre qué tratará al ver la imagen que publiqué ayer en nuestro punto de encuentro, las redes sociales.

Ayer viví situaciones que jamás podré borrar de mi mente. Lo que más destacaría sin lugar a duda, es que acompañé a mi hija por primera vez al médico y ella pudo escuchar mi voz. Cuando os conté mi historia (Sálvame Deluxe) dije dos cosas que a muchos de vosotros os llamaron la atención: no entraría al parto y no conocería personalmente a la maravillosa mujer que lleva y cuida a mi hija. Cuando pasaron unos meses, mi psicóloga me dijo que en este proceso nada se puede planear; lo que en cada momento se siente, se realiza. A día de hoy le doy la razón 100%.

Hace veinticuatro horas me desperté con un estado de nervios que desde el 19 de febrero no sentía. A las doce de la mañana había concertado una cita con la madre subrogada para conocernos personalmente y acompañar a ella y a mi hija al médico. Una hora y media que para mí sería una eternidad, o eso pensaba yo… El primer contacto fue abrazarnos fuertemente y mirarnos a los ojos, no hizo falta nada más. Como el buen refrán dice: una mirada vale más que mil palabras. Seguidamente me deslicé hacia abajo hasta donde se encuentra Shaila. Toqué su linda tripa, la besé y dije una frase en tono muy bajito: “hija, mamá ya está a tu lado”.

Cuando miré el reloj, ya teníamos que ir a la consulta; el tiempo había pasado demasiado rápido. Me sentía cómoda, tranquila y feliz. Ella simplemente era la mujer perfecta para llevar a mi princesa. Si antes la admiraba por hacer lo que ha hecho por nosotros, ahora no sé cómo podría describir lo que siento por esta maravillosa persona. La conexión que hubo entre las dos fue indescriptible. Una vez en el médico, nos disponemos a escuchar el latido del corazón de mi princesa. Lo que en ese momento sentí…

El doctor que ayudará a traer al mundo a Shaila me atiende con un trato excelente resolviendo todas mis dudas y por supuesto dibujando en mi rostro una permanente sonrisa, ¡la bebé está de maravilla! El siguiente paso era ir a conocer el hospital donde nacerá la niña más bonita del mundo. Tengo que reconocer que yo iba con bastante miedo ya que no sabía cómo podrían reaccionar los médicos y enfermeras al ser una gestación subrogada. Claro que la rara era yo al pensar así porque hoy en día esto es algo normal, otra cosa es que en algunos países NOS HAGAN SENTIR LO CONTRARIO.

Nos recibe la directora del hospital. Su amabilidad pasa los límites de la profesionalidad, ella es persona y humana. Nos da un tour enseñándonos cómo y dónde se realizará todo y me lleva a ese lugar que tantas veces he visualizado en mi mente: el nido. Ahí sale una mujer, (encargada de mi gestación subrogada) me saluda y  empieza a realizar preguntas a la mujer que lleva cuidando a mi pequeña ocho meses y medio. En ese momento empiezo a ver como las dos responsables del hospital (directora y asistente social) comienzan a llorar, me abrazan y a su vez me besan.  

“Tamara, tu bebé será la más feliz del mundo. Aquí estamos para ayudarte en todo y el día 21 estarán todas las enfermeras y nosotras mismas para celebrar la buena nueva”. Al escuchar esto de la directora, me quedo desconcertada sin entender absolutamente nada.

En ese momento pregunto a una persona que sabe inglés y se encontraba con nosotras. Me dice que la conversación entre ellas tres se basaba en mi historia, pero lo que hizo emocionarlas fue las palabras tan bonitas que la madre subrogada había dicho sobre mí. Tan solo pude decir algo corto ya que mi emoción no me dejaba articular más palabras: “Sin ella, nada de esto hubiese sido posible”.Seguidamente, todas nos dirigimos a la salida del centro y de nuevo los abrazos y besos se repitieron hasta salir. El beso de despedida entre nosotras dos fue… inolvidable.

Al llegar a casa, rápidamente llamo al futuro papá más guapo de este universo y le comienzo a narrar todo lo ocurrido. Su emoción traspasaba la pantalla del móvil… y mientras conversábamos, recibo un mensaje en el que pone: “Cariño, Shaila sabe que su mamá ha llegado, no para de moverse y siento muchos calambres. Quizá venga antes de lo previsto, está nerviosa”.

Con este mensaje y el maravilloso día que pase, dejo en vuestra imaginación cómo pasé el resto de mi día…

¡OS QUIERO!

HOSPITAL

1 2 3 4 5 9