¡Gracias familia!

¿Sabéis una cosa? muchas veces escucho lo típico de: tener redes sociales es no tener intimidad.
Como siempre, respeto todas las opiniones, pero en este caso no lo comparto. Cada uno es responsable de salvaguardar su intimidad hasta el punto que quiera.
Yo personalmente, amo las redes sociales, gracias a ellas he formado una familia virtual maravillosa, la cual hace que cada cosa que me proponga la lleve a cabo con mucha fuerza e ilusión.
Porque sé que estarán para animar y apoyar; Al igual que me dicen que algo está perfecto, hacen todo lo contraio aconsejando cuando está mal y de qué manera lo puedo corregir.
Simplemente por vosotros, merece la pena.

Esta aventura que comenzó hace unos meses está llegando a su fin. Espero que el objetivo se haya cumplido, tengo el conocimiento de que a muchos de vosotros os a servido de mucho y que varios estáis en proceso de formar una familia.

Hoy damos un paso más:

¿Cuál es el siguiente paso una vez transferido los embriones?

Lo principal, no parar de sonreír. Lo más difícil ya pasó, ahora solo queda pasar los nueve meses más largos de tu vida de la mejor manera posible.
Una vez son transferidos los embriones, la gastante se irá a su casa y comenzará a cuidarse (debe ser así) además de ser controlada por la agencia. Tú estarás al tanto de todo lo sucedido cada día a través también de la agencia y abogados. Visitas al médico, ecografías, analíticas… de todo ello serás la primera persona en saberlo.
Todo esto sin contar, que tengas un contacto directo con la maravillosa mujer que cuida a tu/s bebé/s. En el anterior post os recomendaba tenerlo, ya que la tranquilidad está garantizada.
Durante este tiempo, habrá que terminar procesos legales que a continuación nuestra abogada y amiga Mª José Torres os explica como siempre, de manera perfecta.


HABLA Mª JOSÉ TORRES.

torres

Como ya avanzamos, durante todo el embarazo la relación con la gestante estará regulada por el contrato de gestación, que si bien debe dejar cierto margen a la evolución de la voluntad de las partes, en más de una ocasión deberemos acudir a él para recordar lo pactado. Así en situaciones como: ¿Quién decide a la hora de tomar decisiones sobre la realización de pruebas médicas tanto a la gestante como al bebe? ¿quién decide las personas que estarán presentes durante el parto?, ¿Pueden los padres intencionales tener contacto directo con el ginecólogo que controle el embarazo? O, si se producen imprevistos tales como el consejo médico de reposo absoluto de la gestante, ¿qué consecuencias económicas se aconseja asumir cada parte? Son cuestiones que, a falta de pacto en contrario, deberán encontrar respuesta en el contrato.

Pero además y de suma importancia es que en este momento también se inicien o cuanto menos se prepare la documentación legal necesaria para establecer la filiación, es decir, quien será el padre y la madre del bebe cuando nazca. 

Este control judicial deberá escuchar a gestante y padres intencionales, comprobar que el contrato se suscribió en perfecto equilibrio de las partes, que fueron asistidas por abogados diferentes, y que cada una de ellas cumple con todas las garantías necesarias. Así los padres intencionales deberán acreditar también, igual que la gestante, que carecen de antecedentes penales y policiales desfavorables en su país de origen o residencia de los últimos cinco años, especialmente en lo relativo a imputaciones sobre víctimas menores. También deberán superar un control psicológico, incluso puede ser necesario tener que acreditar que han recibido formación específica sobre la gestación subrogada, haciendo hincapié en el número de horas de formación recibida, y la capacitación del profesional que la impartió. Se revisará el motivo por el que la madre intencional no puede gestar, no puede tratarse de un simple deseo, debe existir motivo relevante, pareja gay, motivos médicos, etc. Estos son los habituales pero además cada país determina sus medios de control, añadiendo otros como por ejemplo, en algunos estados de Usa también se requiere un informe favorable de  trabajador social que realice un estudio del hogar de los padres intencionales diciendo que son aptos para criar hijos.

Dependiendo del país elegido, el control judicial se realizará durante el embarazo o posteriormente tras el nacimiento. Lo más aconsejable es que el proceso judicial que identifique a los padres legales y en muchos casos biológicos también, se realice durante el embarazo, de forma que tras el nacimiento ya tengamos una resolución judicial que mantenga que el proceso de gestación subrogada se ha realizado con todas las garantías, y tan sólo tengamos que acudir con ella al registro civil del país de nacimiento para registrar al bebe a nombre de los padres intencionales. Cuestión diferente es el valor de estas resoluciones extranjeras para el estado español, cuestión de la que trataremos en siguientes post.


Compañera, que conste que todos los lectores hablan maravillas de ti, tu profesionalidad y sobre todo humanidad llegó a muchas personas. 
No sé cómo lo harás, pero no te vamos a dejar escapar tan rápido (risas).
Gracias una vez más por tu tiempo, hasta la semana que viene.

OS QUIERO Y PUNTO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here