¡Hola family!

Gracias por estar, gracias por todo y más. Creedme que no cambiaré nunca el inicio del post, entenderéis que todo es gracias a vosotros. Esta semana he recibido varios correos de vuestra parte, entre ellos se encontraba un caso muy bonito y otro por desgracia bastante triste. Ambos van dirigidos a la gestación subrogada, no hace falta decir el final de cada uno… sois lo bastante inteligentes como para saberlo.

Solo quiero decir que nunca se debe de perder la fuerza, ilusión y ganas de seguir luchando por un sueño. Aunque no lo creamos, la vida tiene reservado siempre un regalo para las buenas personas y yo estoy segura que lo sois. Me satisface mucho saber que nuestro blog ayuda a muchas personas, por eso jamás me rendiré en continuar con mi particular lucha: legalizar la GS en España.

Hoy planteamos una pregunta que mucha gente me la realiza al conocer mi caso:

¿Debo o no tener contacto con la gestante?

Sin pensármelo, mi respuesta es contundente: SÍ.

Al principio del proceso decía todo lo contrario, no me imaginaba estar hablando con la mujer que daría a luz a mi bebé. Pero a medida que iba pasando el tiempo me di cuenta de que hablar con ella e incluso conocerla, fue lo mejor que me podía haber pasado. Supe como era, de qué manera cuidaba a mi pequeña, sus gustos, actividades, conocí incluso a su familia y compartimos unos días juntas fabulosos. Esto lo único que te aporta es tranquilidad, algo que os aseguro es imprescindible en todo el camino.

Como cada semana, yo os doy mi punto de vista desde la experiencia. Ahora os dejo con nuestra abogada para que legalmente os de su punto de vista. Hoy también está con nosotros Cristina Soria, la coach que siempre tiene una palabra de esperanza. Me encanta tenerla con nosotros; como ya os dije hace tiempo, a mí en su día me ayudó mucho con sus libros. Ya sabéis que todo lo bueno para mí lo quiero para vosotros.

HABLA Mº JOSE TORRES.torres

Este es uno de los puntos más importantes que deberán tratar padres intencionales y gestante al inicio del proceso, conviniendo la relación que cada uno de ellos espera con la otra parte, sin embargo, ello no significa que la relación que inicialmente se planifica siguiendo su voluntad vaya a perdurar durante todo el proceso ni que necesariamente ambas partes deseen mantener una relación personal, permanente y constante durante todo el embarazo. Al contrario, estamos ante un proceso cargado de emociones y sentimientos y es  frecuente que la inquietud y sensibilidad de cada uno de ellos varíe a lo largo del mismo. Que al inicio los padres intencionales tengan miedo de conocer a la persona que gestará a su hijo y que a lo largo del embarazo se incremente su deseo de más contacto con la gestante o que ésta al inicio se muestre muy interesada en contactar con habitualidad con los padres intencionales y durante el embarazo quizá se sienta agobiada por tanto “control” de ellos. El  Principio básico de la relación es el respeto mutuo y ha de plasmarse en el día a día y en el contrato de gestación.

El contrato de gestación se suscribe siempre con carácter previo y al inicio de la relación, y puede regular todos estos aspectos de la gestación subrogada, sin embargo un contrato demasiado extenso que detalle y regule aspectos tan emotivos sin dejar margen de variación no es aconsejable. Partiendo del respeto mutuo que evidentemente si debe estar regulado, en general desde mi despacho de abogados somos partidarios de convenir en el contrato el detalle con carácter de mínimos de la relación que gestante y padres intencionales deberán tener, por ejemplo cada vez que la gestante acuda a la cita médica o en todo caso una vez al mes, dejando margen para que si posteriormente ambas partes están de acuerdo en mantener un contacto más fluido puedan hacerlo dentro del marco contractual pactado. 

En este punto también la labor de la agencia es muy importante, es habitual que medie en la relación de gestante y padres intencionales, aclarando a veces dudas básicas producto del cruce de diferentes culturas y así evitando malentendidos.

HABLA CR.

CRISTINA

 

Sin duda esta es una pregunta que todos los que acudáis a una gestación subrogada os haréis en algún momento del proceso. Posiblemente la respuesta correcta no exista porque cada uno de vosotros sois diferentes y cada uno de vosotros vivís emocionalmente, este proceso, de una manera. Pero sin duda es importante que todos tengáis en cuenta que desde el momento en el que os dicen que ha ido todo bien, que la gestación sigue su curso hay una mujer que lleva a vuestro hijo en su vientre, que es quien va a alimentarlo y cuidarlo durante los próximos nueve meses de vida.

Así que lo más importante es preguntarte a ti: ¿Cómo quieres vivir este proceso? Porque esta respuesta te llevará a la acción. Según tú quieras vivir estos meses hará que actúes de una manera u otra. 

Tu hijo está ahí creciendo poco a poco. ¿Qué te va a proporcionar tener contacto con la madre? Los nueves meses que duran alrededor de 273 días se van a hacer mucho más largos para ti que para la madre subrogada. Durante este tiempo puedes vivir el embarazo no sólo desde la lejanía física y sino  también desde la lejanía emocional. O puedes vivirlo desde la implicación desde el primer momento. Cada una de estas opciones te llevará a un lugar: el de espera o el de espera y contacto.

Seguramente en cada una de esas decisiones haya un sentido, bien de protección causado por el miedo, o el del conocimiento para seguir cada uno de los pasos. Piensa a qué tienes miedo, qué te lleva a tomar una decisión u otra. Observa si ese miedo es real o no. No puedes obviar tus emociones porque te están dando información sobre lo que te está ocurriendo. Sé honesto contigo y haz aquello que consideres que es mejor no sólo para ti sino también para tu bebé.

Tener esa vinvulación con la madre gestante te va a ayudar a saber cómo se desarrolla el proceso, cómo se encuentra la mujer que lleva a tu hijo, saber cómo va creciendo ese feto hasta convertirse en tu bebé. Vas a poder ver las ecografías y tener conocimiento de todas las pruebas que le hagan. Porque ese es tu hijo, y en el caso de que tú lo llevaras en tu vientre hubieras vivido de esa manera tu embarazo. Identifica a la madre gestante como la prolongación de tu hijo. Tú no sentirás ciertos cambios físicos ni emocionales producto del embarazo. Estoy segura que esto en más de una ocasión te producirá dolor, y la mejor manera de reducirlo es saber cómo se va desarrollando todo,

Ponte en el lugar de la madre subrogada. De alguna forma sentiros cerca, pendientes de ella, interesados por cómo se encuentra ella y el bebé hará que lo viva desde la calma y la seguridad de que lo que hace merece la pena. Y si ella se encuentra bien, tu bebé también lo hará. 

Identifícala como el vehículo que en estos meses os unirá a vuestro hijo. El saber que estáis aunque sea en la lejanía hará que ella también se implique en su proceso. Aprovechad la oportunidad que os brinda reducir distancias.

Qué feliz me hace tener a dos grandes profesionales con nosotros, que dediquen parte de su tiempo a ayudar a los que lo necesitan. Sin duda aún queda gente buena y desinteresada, os dejo los contactos de las dos para que podáis contactar con ellas en caso de necesitarlo.

Mº José Torres: podéis hacerlo a través de su blog personal: www.forumlex.es y redes sociales: Twitter/ @forumlex_XXI / @MjosTorres1  Facebook/ Forumlex XXI

También aprovecho para dar información sobre el libro que Cristina publica hoy, en su día me ayudó mucho leerla y estoy segura que para muchos de vosotros será muy útil.

FB Portada + texto

 

Contacto: redes sociales: FACEBOOK- Cristina Soria Coach  TWITTER- @gonzamena00

También os podéis apoyar en ella desde sus famosos libros: YO PUEDO AYUDARTE (13 ediciones) SI, TU PUEDES (6 ediciones)

PUNTOS DE VENTA: Casa del libro, El Corte Ingles, Circulo de Lectores. Además de estos, en cualquier librería podéis encargarlo.

Familia, nos encontramos en tan solo siete días. Me despido recordando lo mucho que…OS QUIERO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here