¿Cómo está mi gente?

¡Gracias! Después de mi más sonado saludo, empezamos:

La verdad es que este post me cuesta un poco más escribirlo ya que toda aventura tiene un principio y un final, y como es lógico, esta no iba a ser diferente.

Lo que comenzó siendo un experimento tiene fecha de caducidad y no está muy lejos… eso me deja un poco nostálgica, puesto que he disfrutado muchísimo cada semana por varios motivos: saber que estamos conectados de alguna manera y comprobar que ha servido de mucho lo que cada martes hemos ido publicando. Hablo en plural porque he tenido dos compañeras que han estado vinculadas con todos vosotros: MªJosé Torres, nuestra abogada y grandísima profesional y Cristina Soria, la mejor coach que puede existir. Esto no es una despedida, pero pronto lo será.

¡Ojo! Se terminará este tema (gestación subrogada) pero el blog continuará y os adelanto que será de una manera muy distinta. Solo espero y deseo que los millones de lectores que sois me sigáis acompañando cada día.

Familia, hoy nos planteamos una nueva pregunta:

EL PARTO: ¿QUÉ ME ESPERA?

La semana pasada hablábamos de los nueve meses de espera. Os dije lo que realmente pensaba y lo que por mi propia experiencia había vivido. Hoy de nuevo hago lo mismo, desde mi propia vivencia os respondo. Mª José Torres estará de nuevo con nosotros junto a su compañera Rosa Rodriguez para explicaros legalmente qué es lo que sucede.

El día que nació mi hija fue realmente inolvidable, solo sé que sufrí como una campeona (risas) casi igual que mi querida americana pero sin sufrir dolor por las contracciones. Os tengo que decir que en todo momento estás acompañado/a de la persona responsable de la agencia. Ellos no están en el momento del nacimiento pero sí están presentes (fuera) para realizar todos los papeles que hay que hacer para cuando su hijo/a nazca.

Para concretar este tema, nadie mejor que nuestras abogadas para explicaros.

HABLA Mª JOSE TORRES Y ROSA RODRIGUEZ

torresrosa

 

 

 

Llego el momento que tanto esperábamos… y no nos lo podemos creer. Nuestro hijo, tan deseado y tan querido antes de que naciera ya está en nuestros brazos. Sí nuestro hijo. ¿Pero, es legalmente nuestro hijo?, ¿Es el final del camino?, ¿O todavía tenemos más tramo del viaje que recorrer hasta que nos encontremos todos juntos en nuestro país y ese bebe sea nuestro hijo frente a todos y a todos los efectos?

Llegado el nacimiento de nuestro hijo el primer trámite como es lo natural, es la inscripción del nacimiento del mismo en el país donde se produjo el alumbramiento. 

A igual que la legislación de cada país varía en relación a la maternidad subrogada o sustituta, también ocurre lo mismo con la inscripción de nacimiento del menor. 

Existen países como Reino Unido, en el que la maternidad sustituta, sí bien no regulada completamente si está permitida por Surrogacy Arrangements Act 1985 (pero con muchas limitaciones, como que no puede mediar ningún interés económico o la exigencia de residencia en el país), el niño se inscribe como hijo de la gestante y su esposo o pareja de hecho, y será en tramites posteriores que no vamos a especificar pero que requieren que la gestante renuncié dentro de las seis semanas siguientes al nacimiento y que los padres intencionales inicien, dentro del plazo improrrogable de 6 meses posteriores al nacimiento, un procedimiento especifico para que se les reconozca la paternidad legal.

En países como Ucrania la inscripción del recién nacido por el procedimiento de maternidad subrogada, se regula por una ley del año 2000, y no requiere un procedimiento judicial previo sino que la inscripción del nacimiento se efectúa previa petición de los padres intencionales, acompañando a la solicitud además de los documentos que confirman el nacimiento del niño, una autorización por escrito y notariada de la gestante en la que afirma estar de acuerdo con la inscripción de la pareja como padres del niño.

En otros países como Canadá el marco legal determinante será el de la provincia donde nace el niño, así como en USA, donde como ya saben los lectores del blog varía la legislación notablemente de un Estado a otro. 

En Canadá por ejemplo, aunque no en todas las provincias se encuentra detallada legalmente esta técnica de reproducción asistida, la legislación estatal establece como principio que “el Parlamento de Canadá reconoce y declara que la salud y bienestar de los niños nacidos a través de la aplicación de tecnologías de reproducción humana asistida debe ser prioridad en todas las decisiones sobre su uso” y la ley de fertilidad prevé tanto la posibilidad de realizar determinación de la paternidad de padres intencionales como la posibilidad de adopción posterior al nacimiento. La declaración de paternidad de padres intencionales se llevará a cabo con posterioridad al nacimiento, tras un proceso judicial donde es necesario tanto el consentimiento de la gestante como de su cónyuge y con el que se obtiene el certificado de nacimiento a nombre de los padres intencionales supliendo este certificado al realizado inmediatamente después del nacimiento con la identificación de la gestante como madre. 

En USA encontramos en algunos de sus estados la regulación más garante y experimentada. En la mayor parte de los estados permitidos será posible iniciar el proceso judicial que determine la filiación durante el embarazo, de forma que en este periodo se controle judicialmente que todas las partes implicadas en el proceso de gestación cumplen los requisitos legales, se escuche y se confirme que prestan su consentimiento libre sobre los acuerdos de gestación suscritos y que cumplen las condiciones que en los mismos se hacen constar. El proceso judicial inicialmente durante la gestación dará validez a los acuerdos de gestación subrogada, pero además continuará hasta el nacimiento del niño que debe ser notificado al Tribunal para que emita la orden que comunica tanto al hospital donde se produce el nacimiento como al registro civil estadounidense la inscripción del bebe directamente a nombre de los padres intencionales.


Esto son sólo unas pinceladas, sin ánimo de profundizar, que nos permiten ver que en cada país el  proceso es distinto.

¿Pero, qué valor dan las autoridades españolas a esas resoluciones o certificados? ¿Podremos inscribir a nuestro hijo en España?….a esas preguntas responderemos en el próximo post.

Qué penita me da saber que dentro de poco dejamos de trabajar juntas en este precioso proyecto, aunque las dos sabemos que profesionalmente seguiremos juntas. Imposible dejar a una persona como tú.

De nuevo os dejo el contacto de ambas profesionales:

Nos encontramos en siete días familia.

OS QUIERO.

1 Comentario

  1. ¡Hola Tamara! No soy muy fan de redes sociales, ni de seguir a famosos ni mucho menos de escribir o comentar nada, pero la verdad es que tu caso es especial y me parece muy generoso el hecho de que cuentes una experiencia tan personal, tengo una amiga que tiene problemas para quedarse embarazada y todas las del grupo de amigas somos conscientes de lo duro que es.

    Gracias por acercar esta historia, que es la de muchas mujeres, y darla a conocer. Gracias por tu humildad, por el trato hacia las personas que se acercan a ti, y gracias por ayudar con tu blog y con tu vivencia persona.

    Un saludo desde Fuenlabrada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here