¡Nos volvemos a encontrar familia!

Esta vez como os prometí hace unos días, lo hacemos de forma distinta. Coincidimos en el espacio pero no en el contenido. En el anterior post poníamos punto y final a un trabajo realizado únicamente para vosotros: La Gestación Subrogada.

Ya sabéis que mis promesas las cumplo siempre y hay algo que amo y respeto 100%: Compartir todo con mi gente, mi familia virtual. Los que siempre habéis estado ahí apoyando, cada día que puedo os lo digo y hoy de nuevo me repito. Vuestros mensajes diarios son los que a mí me han dado fuerzas para seguir luchando y trabajando en nuevos proyectos, sin contar lo mucho que me ha servido vuestra ayuda para salir de momentos complicados.

Como os decía anteriormente, en la última publicación os adelantaba que este próximo post sería solo para daros pistas de lo que os vais a encontrar la próxima semana. Pues bien, ahí voy. Ya me conocéis un poquito, o más bien mucho para saber que me encanta dejaros con la intriga (risas), eso en el fondo es buenísimo porque así compartimos los mismos sentimientos, en este caso nervios. Otra vez me introduzco en un mundo desconocido pero a la vez interesante, lleno de novedades que iré descubriendo poco a poco…

Como cada cosa que realizo, tengo en mente un objetivo que espero una vez más alcanzar. Pero también tengo muy claro que sin vosotros no continuaré, más bien porque todo el trabajo que llevo realizando bastante tiempo atrás es exclusivamente por y para los que estáis detrás de la pantalla.

Mi cabeza no para de crear y pensar, soy de las personas que por las noches le cuesta conciliar el sueño imaginando, y desde que tengo un pequeño terremoto en casa (mi hija) las horas nocturnas son más largas y tengo más tiempo para inventar. Pero ¿sabéis una cosa? Lo que la semana que viene descubriréis, entraba en mis planes aunque nunca lo llevé a cabo, hasta el día que comencé a leer cientos de mensajes pidiéndomelo. Ahí fue cuando una vez más decidí tirarme a la piscina, donde no sé si habrá agua o no, todo depende de un equipo que he formado desde mis inicios: vosotros.

Os debo tanto, que todo será poco para recompensaros. Mi famosa familia virtual es muy amplia y eso me hace sentir muy feliz. España, Portugal, Argentina, Rusia, Venezuela, Perú… tantos países que después de hacer un estudio he comprobado que forman parte de mí, es precioso, emocionante y a la vez muy motivador. No sé si os hacéis una idea de por dónde van los tiros, y yo no os lo voy a desvelar hasta dentro de siete días (risas). Lo que sí sé es que una vez más estaréis ahí aportando vuestro granito de arena, porque así sois, PERFECTOS.

Hay algo que me llama mucho la atención. Todos los días leo mails o mensajes en las redes sociales manifestando vuestra “admiración” por mi comportamiento hacia toda mi gente (vosotros). Hacéis hincapié en que muchos famosos o personajes públicos no tienen esa cercanía con sus seguidores. Tengo algo que decir al respecto:

Yo no soy famosa, tan solo tengo la gran suerte de poder trabajar en lo que me gusta y eso conlleva a ser un rostro conocido. Me considero una persona normal como tú que ahora mismo estás leyendo este artículo, la única diferencia es que gracias a ese trabajo he formado un grupo de amigos a los que físicamente no conozco pero compartimos mutuamente nuestro día a día.  Tampoco lo considero seguidores, lo siento es mi pensamiento, creo que esa palabra (seguidores) es algo superficial e implica tener que dar ejemplo de algo, y sinceramente yo tengo más defectos que virtudes y ese grupo de amigos denominado para mí, familia virtual, me enseña y aconseja siempre que pueden. Por ese simple motivo me dedico a vosotros, porque para mí la palabra amistad sea de la manera que sea requiere un cuidado y sí, lo sois y lo merecéis.

En seis días nos encontramos en el mismo lugar, aquí en nuestro blog, pero antes la pesada de vuestra amiga Tamara os recuerda lo mucho que OS QUIERO.

Ahora vuelvo a marcar un punto, pero esta vez seguido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here