TERESA ATRAPADA EN MOSCÚ POR CAUSA DE UNA GESTACIÓN SUBROGADA.

0

¡Hola familia!

Hoy es un martes distinto; nos reencontramos de la misma manera y os sigo agradeciendo como todas las semanas vuestra fidelidad a nuestro blog. La diferencia está en que hacemos un paréntesis a los capítulos contados cada siete días sobre la gestación subrogada; Esta vez varía el contenido pero no la causa.

Por si alguien no ha podido seguir a través de las redes sociales lo sucedido hace tres días, os lo cuento:

La semana pasada mientras leía la prensa española con mi café en mano, me encuentro con el titular: “Teresa atrapada en Moscú por su odisea de ser madre”.

En ese mismo momento, asombrada, me detuve a leer la noticia. Os dejo el enlace para que podáis tener conocimiento de ello:   http://www.elmundo.es/sociedad/2016/03/04/56d98b9a268e3e854a8b4645.html

Tal y como os habéis quedado vosotros me quedé yo… Perpleja al leer la injusticia tan grande que se estaba cometiendo, y a su vez me entró rabia por el cuerpo y mucha preocupación. Necesitaba saber el estado de esa mujer y su pequeña bebé. Seguidamente publiqué en las redes sociales un mensaje sin tapujos, afrontando el miedo que diariamente he ido y sigo viviendo. Os dejo la captura y lo entenderéis.

 insta 1insta

Desde ese mismo instante me propuse ayudar a esta familia de la manera que fuera. Realicé varias llamadas y envié varios mensajes hasta que di con el contacto de ella. La noche no fue muy buena, mi cabeza no paraba de dar vueltas y pensaba en la odisea que estarían viviendo madre e hija. Nada más despertarme descolgué el teléfono y me atendió Teresa, una mujer encantadora, amable y dispuesta a todo por regresar a su lugar de origen: Ibiza.

Su situación es la siguiente:

Karla nació hace ocho meses por gestación subrogada en Rusia (Moscú). El procedimiento se hizo de manera correcta, siguiendo todos los pasos que el país requiere.

Una vez nace la pequeña, Teresa acude con su hija al consulado para realizar el registro del bebé. Éste le es denegado. La única explicación que le dan, es que no puede demostrar que es su hija ya que no aportó material genético, por lo tanto no es madre biológica. También la advierten de que pronto tendrá que abandonar el país por caducidad de su visado, y llegados a este punto, ella tendrá que marcharse y la menor pasará a un orfanato.

Desde lo sucedido hasta hace poco tiempo, Teresa consigue una sentencia firme donde un juez dictamina que ella sí es la madre legal de Karla (yo dispongo de dicho papel). Los abogados de ésta se ponen en contacto con el consulado informándoles de dicho documento. Ellos les responden que no estarán disponibles hasta el día 14 o 15 de marzo y que aun así, esa sentencia no les vale de nada. Lo que necesitan es una sentencia del tribunal de Madrid.

Esto significa la demora de muchos meses, tiempo que Teresa no puede perder porque en cualquier momento la mandarán de vuelta a España sin su hija, ya que sin el registro, la pequeña Karla no puede salir de Moscú. La economía era la suficiente para pasar dos o tres meses en la ciudad. A día de hoy, paga 1.000 euros de alquiler, si su hija enferma no puede acudir a ningún médico, el idioma no lo entiende por lo tanto tampoco puede comprar una medicina, tienen que alimentarse y vestirse para el frío de este país…

Ella puede aguantar un mes más como mucho en estas condiciones. El siguiente paso será pedir limosna y vivir en la calle. Y todo esto, porque su país -España- no la apoya ni ayuda. Una mujer que llegó con la ilusión de su vida a Moscú: formar su familia. Desde luego yo personalmente no voy a dejar bajo ningún concepto que Teresa y una niña de tan solo ocho meses pasen hambre ni frío. Mi casa la tienen a tan solo cuatro horas, pasado este mes ambas vivirán con nosotros hasta que su situación se solucione.

Aquí se formulan las preguntas: ¿Se solucionará?, ¿España dejará a una madre e hija en la calle?, ¿Demostrarán -eso de lo que tanto alardean- humanidad?, ¿Qué ha hecho ilegal Teresa, ser feliz?

No terminaría de hacer preguntas, pero por desgracia solo una tiene respuesta, la última. No ha hecho nada ilegal, simplemente buscó su felicidad y la encontró.

La pena es que por desgracia, ahora esa alegría se está convirtiendo en una pesadilla y no por su hija, ya que por ella se mantiene todos los días con fuerza para seguir luchando. Un tortura por pensar cada segundo que la pueden separar de su tesoro más deseado. Sí, ella no es la madre biológica, pero es la mujer que cuida, ama, protege y criará de por vida a esa criatura, es decir, su madre.

Hoy aprovecho por partida doble para daros las gracias por lo mucho que os estáis volcando en este caso. No sabemos en manos de quién estamos, o mejor dicho, de quién estaremos. Yo no apunto con el dedo a nadie, más bien porque no sé a quién apuntar.

Sí, soy consciente de que muchas personas dedicadas a la política leen este blog, y sería muy fácil para mí dedicaros uno o varios insultos, pero no lo voy hacer y NO por MIEDO, si no por educación. Esa que estoy segura que vuestros padres en su día intentaron inculcaros. Dentro de esa palabra hay una rama muy amplia la cual implica una, que si la tuvierais, sin duda solucionaríais este caso lo más rápido posible: humanidad.

¿Alguien os aseguró que el día de mañana no necesitaréis un corazón porque el vuestro no funciona? o quizá ¿a tu hijo/a le haga falta una transfusión de sangre urgente?

Muchas circunstancias pueden surgir, pero estoy segura que si llegáis a ese punto, la solución llegaría gracias a alguna o varias personas que estén dispuestas a ayudar. Vuestra preocupación y angustia se terminaría y de nuevo sentiríais eso que Teresa quiere recuperar: FELICIDAD.

Ahora os dejo con nuestra abogada, que como cada semana escribe para nosotros y esta vez no ha querido alejarse. He de decir que en cuanto Mª José se enteró de la angustiosa situación, me ofreció su ayuda desinteresadamente hacia Teresa. Desde hace tres día está trabajando para este caso, gracias por ser como eres querida.

HABLA MºJOSÉ TORRES.

torres

 

Hoy se impone la actualidad y se hace necesario hablar de la pequeña KARLA, atrapada en una maraña jurídica que no la permite llegar a España, a su hogar, junto a su madre la española Teresa Gregorio. Karla ha nacido por medio de una técnica de reproducción asistida, la gestación subrogada, en un país dónde se encuentra regulada y permitida, Rusia, y sin embargo ¿tiene menos derecho que el resto de los bebés a su identidad, a su familia, a su ciudadanía?

A pesar de que la pequeña se encuentra inscrita en el registro ruso y de que existe una sentencia de este país que declara quien es su única madre, el Consulado Español, no reconoce esta filiación, privando con ello a la pequeña de una identidad.

Esto no es nuevo en algunos de nuestros Consulados, simplemente acudiendo a la página web del Consulado General de España en Moscú encontraremos un mensaje rotundo que nos advierte  de la situación de la Gestación Subrogada en el territorio consular: 

…, de acuerdo con lo establecido en la Ley (de 8 de junio de 1957) del Registro Civil, no es posible hacer una inscripción de nacimiento por transcripción de la certificación local cuando haya duda de su legalidad conforme a la Ley española.

En consecuencia, se desaconseja claramente iniciar un proceso de este tipo por no tener cabida en el ordenamiento jurídico español.

Sin embargo, otros menores nacidos en idénticas condiciones en otros lugares del mundo sí serían inscritos en un Consulado Español ¿Qué han de cumplir éstos nacimientos para dotar a un bebe de existencia legal según nuestra Dirección General del Registro y Notariado (DGRN)?

Pues bien, siguiendo la doctrina marcada por el TEDH, nuestra DGRN mediante Informe de 11 de julio de 2014 recuerda que está vigente la Instrucción de 5 de octubre de 2010 que establece los siguientes requisitos:

1.- Que el nacimiento y la filiación vengan reconocidas en una resolución judicial extranjera dictada por un Tribunal competente.

2.- Que en el proceso judicial que establezca la filiación se hubieran garantizado los derechos procesales de las partes, en particular, de la gestante.

3.- Que no se hubiese producido una vulneración del interés superior del menor y de los derechos de la madre gestante. En especial, deberá verificar que el consentimiento de la gestante se ha obtenido de forma libre y voluntaria, sin incurrir en error, dolo o violencia y que tiene capacidad natural suficiente.

4.- Que la resolución judicial sea firme y que los consentimientos prestados sean irrevocables.

Al menos a primera vista todo ello parece cumplirse en el caso de Karla, que se encuentra a la espera de que bien el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, o bien la autoridad consular, decidan si tiene derecho a su familia poniendo así remedio a esta situación. Desde aquí lanzar nuestro mensaje de ánimo y esperanza, por encima de normas y conflictos no podemos olvidar que cada persona es única, y merecedora de protección.

Gracias de nuevo MºJosé por tu tiempo. Os recuerdo que podéis contactar con ella a través de su blog personal: www.forumlex.es y redes sociales: Twitter/ @forumlex_XXI / @MjosTorres1  Facebook/ Forumlex XXI

Por supuesto agradezco también a la asociación “Son nuestros hijos” por la ayuda que están aportando, es mucha y necesaria. Y vosotros familia, repetir una y mil veces más, gracias. Si algo amo de mi país, sin duda es la solidaridad que mostramos entre nosotros mismos.

Como os dije, os seguiré informando diariamente a través de mis redes sociales. Para quienes no tengáis, os haré un resumen en nuestro blog.

Snapchat: Tamara_Gorro (son vídeos y es más fácil contaros todo el día a día)

Instagram y Twitter: @Tamara_Gorro (en fotos os iré resumiendo)

Facebook: Facebook.com/TamaraGorro

OS QUIERO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here