UN CUENTO LLAMADO SHAILA (6º POST)

1

Oficialmente puedo decir, ¡¡¡hola tí@s molones!!!

Este post es el más especial que he escrito. Creedme, he soñado con este momento mucho tiempo, años. Y cuánta razón cuando se dice que todo en la vida llega… Hoy escribo en compañía de mi tesoro, mi luz, mi vida… mi hija.

A continuación os voy a contar como fue el momento más importante de mi vida:

Creo recordar que en el segundo post fue donde os dije que la madre subrogada me había dicho que Shaila daba señales de que quería venir, justo cuando escuchó mi voz fue cuando comenzó a dar guerra. Pasaron los días y como ayer os contaba, Sahila no quiso ni siquiera regalarnos una fotografía de su rostro para el cumple de su papá. Ella se hacía de rogar, aunque no por mucho tiempo.

El domingo 11 a las siete de la mañana, me desperté y mientras tomaba café con mi mamá, le dije que tenía una sensación extraña en mi misma, me sentía demasiado nerviosa y tuve que ir bastantes veces al baño. “Mamá, creo que Shaila vendrá hoy”. Exactamente fue lo que le dije. Ella, sonreía con gesto de entender las ganas que yo tenía de tenerla entre mis brazos.

Nos fuimos a pasear por la calle, la temperatura era maravillosa y a su vez el tiempo pasaría más rápido, aún faltaban diez días para recibirla.

Como cada mañana, hablo con la madre gestante para saber cómo se encuentra y me dice que durante la noche tuvo una hora de contracciones muy fuertes y seguidas. Estuvo a punto de llamarme, pero pensó que sería una falsa alarma, era demasiado pronto. Le propongo ir al hospital y comprobar que la niña no está para nacer, según la información que tengo, cuando las contracciones empiezan fuertes y estás en fecha de parto (38 semanas) todo puede venir de golpe.

En realidad no perdíamos nada, ella como siempre dispuesta a todo y al bienestar de la niña, acepta y nos dirigimos al hospital. La mínima posibilidad de que naciera ese día me provocaba un gran estado de nervios. Abandonamos nuestro paseo y comenzamos a correr hasta el domicilio para coger las bolsas de la princesa y la silla del coche. En ese mismo momento llamo a mi marido y le cuento todo lo sucedido. Él, tan solo ríe y llora a la vez de emoción.

Una vez montadas en el taxi, nos reíamos pensando en la reacción que tendría mi nueva amiga (la madre subrogada) al vernos con tantas cosas, solo era una revisión para la tranquilidad de todas. En la recepción nos dicen que subamos a la segunda planta, ella ya había ingresado. Nos llevan directamente a la habitación y al entrar la encuentro tumbada en una camilla con cables por todas partes y a su vez escucho un constante sonido (latido de corazón de Shaila). Mi imaginación en ese momento me proyectaba una imagen que llevaba años soñando: el parto.

Fuera o no ese día, era una señal de que la fecha estaba cerca y lo que más deseaba pronto iba a suceder. Estaba en lo cierto, ella comienza a reírse al vernos con todas las cosas e insiste en que nos hemos precipitado. Su rostro cambia por completo cuando de nuevo empieza a sufrir dolores.

El doctor nos dice que para que Shaila venga al mundo ese mismo día, las contracciones tienen que ser seguidas y a su vez haber dilatado hasta cuatro centímetros. Por ello, estaría en observación un tiempo para valorar.

Inmediatamente, me bajo a la puerta de urgencias y vuelvo a realizar una llamada a mi mejor amigo para prevenir de todo lo que estaba sucediendo y podía suceder. Pensaba como yo, quizá la hora había llegado. Prevengo a toda la familia y amigos de lo que estaba aconteciendo, desde ese mismo momento mi teléfono no paraba de sonar cada minuto.

Cuando de nuevo entro a la habitación, me encuentro con una mujer que casi ni se puede mover del dolor, me angustié mucho por ella, sufría agarrada de su mano. Una vez más, demuestra la gran persona que es diciéndome: “Amiga, tenías intuición de madre, estoy segura que Shaila nace hoy”. Y así fue, seguidamente el doctor entró para decirnos que… ¡¡¡estábamos de parto!!!

Creo que llegué a hacerle un poco de daño por la cantidad de besos que le di. Entre ella y mi hija la estábamos agobiando (risas). Comienza la cuenta atrás. Dependiendo de la dilatación y contracciones, tardaríamos más o menos en conocer el rostro de la princesa.

De nuevo me dirijo a la puerta principal para llamar al futuro papá. No sabía cómo decirle que el tiempo de espera se había agotado y que por fin llegó el momento tan ansiado. No hizo falta articular palabra, mis llantos de alegría y gritos le explicaron todo. Nuestro diálogo se basaba únicamente en intentar calmarnos el uno al otro, los lloros se apoderaron de nosotros, pero esta vez era de felicidad no tristeza.

Queda pendiente su llamada para confirmarme cuando volaría a EEUU para reencontrase con nosotras, obligatoriamente debe de estar para el registro de la bebé. Los familiares y amigos actúan de la misma manera, llorando y celebrando que ese día marcaría un antes y un después.

Por supuesto, también comunico a mi familia virtual (redes sociales) la bonita noticia.

Desde la 13:00h fueron contantes las llamadas, no podría hacer un cálculo de cuántas veces abandonaba la habitación 2.217 con las ganas de volver a entrar y escuchar nuevas noticias. Las horas se hacían interminables, los segundos y minutos no pasaban, pero una vez más, repito lo que tanto os he ido diciendo y yo misma he comprobado: todo en la vida llega. Esta vez no iba a ser distinto.

“Tamara, toma la ropa y prepárate cariño, Shaila llega ya”

(El próximo post tan solo os puedo decir que es… el más importante de mi vida. La llegada de mi hija)

OS QUIERO FAMILIA.u

1 Comentario

  1. Hola Tamara…mi nombre es Cecilia..Decirte que te sigo desde hombres y mujeres y viceversa,te admiro mucho..Me he emocionado tanto con tus relatos y como cuentas la historia de tu niña, ne parece tan lindo..muchísimas felicidades por ello…Porque tu sueño de ser madre se hizo realidad…
    Yo estoy pasando por un mal momento, buscando tener un bebé,,me dieron la mala noticia que mis ovarios no iban bien, intentamos una inseminación artificial y no funciono,y despues de tantas pruebas analíticas y la verdad gastar mucho dinero, nos dijeron que la única solución seria una Fecundación InVitro con ovulos de donantes..para mi fue muyy duro y muyy difícil aceptarlo, pero después de hablarlo con mi pareja decidimos hacerlo y poner por encima de todo nuestro anhelo de ser padres..una decisión dificil al menos para mí sabiendo que el bebe que podría nacer de mi pero no seria mio del todo,pero eso no importa porq lo que mas deseo es tener a mi bebe en mis brazos…Despues de meditarlo y aceptarlo,decidimos buscar otra clinica,encontramos una Eva Fertility, nos dio confianza y echamos para delante, el tratamiento nos cuesta mucho dinero y nosotros pues no tenemos recursos pero estamos haciendo todos los sacrificios posibles y esfuerzos, éste nuevo tratamiento empezó en marzo hicimos un primer ciclo salio negativo, una tristeza inmensa,,pase unos dias muy duros,,pero levanté la cabeza y decidí continuar, otro segundo intento nos valia casi igual de dinero, pedi un crédito para ello, y continuamos en la lucha, éste segundo ciclo el embrión se llego a implantar pero no pudo sobrevivir un tristeza aun mas grande saber que lo tuve alli y lo perdi,quede pues destrozada, es un agotamiento físico emocional y económico porq estos tratamiento no los cubre la seguridad social…y todo es muy difícil de llevar y aceptar…Ahora estoy sin fuerzas, no se si esto ira a funcionar, los medicos me dicen que lo siga intentando, pero no lo se,,es tan duro este camino que me toco caminar..
    Te comparto mi historia porq se que para ti también fue duro llegar a cumplir el sueño de ser madre y Yo no se que hacer…
    Bueno espero que te llegue mi relato…Fue una manera de desahogarme y compartirlo con alguien que ha deseado ser madre como Yo..
    Que estés muy bien y que sigas adelante como siempre lo has hecho como una guerrera..
    Un beso 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here