INOLVIDABLE MI 29 CUMPLEAÑOS.

0

Hola querida familia mía, (risas)

Comienzo riéndome porque el saludo suena un poco serio ¿verdad?, es que yo me he tomado muy en serio eso de cumplir un año más. Lo que sucede es que por muchos años que cumpla, jamás perderé mi esencia: ser yo misma.

Por eso mismo, continuaré haciendo lo que años atrás he hecho: compartir todo con vosotros. No recuerdo exactamente cuantos 18 de enero os he resumido, pero este sin duda es el más especial por varios motivos, pero concretamente por uno.

Como bien os he ido diciendo en los post anteriores y en las redes sociales, terminé el 2015 de una manera única y lo comencé aún mucho mejor. No he parado de hacer celebraciones hasta el día de ayer y en la mejor compañía: mi ratita.

Ella hace que todo sea distinto y se agrave cada fiesta 100%, imaginaros lo que ha sido para mí dejar los 28 años.

Un recuerdo que en mi mente permanecerá de por vida. Dar la bienvenida a los 29 ha supuesto una alegría que yo no conocía. Lo cierto es que cuando uno suma edad, la frase más sonada es la típica de “cada vez soy más viejo´´. Yo hasta ahora irónicamente también lo decía. Sin embargo, este año es distinto. Mi frase fue: “es el mejor cumpleaños de mi vida´´.

He vivido intensamente el comienzo de mi nueva etapa, una manera distinta y además lo he alargado tres días.

Os paso a contar todo con fotitos.

PRIMERA CELEBRACIÓN: Fiesta con amigos.

Cuando estoy arreglándome para recibir a los invitados, suena el timbre de casa y cómo no, su presencia en la lejanía no podía faltar. Mi mejor amigo y marido.

Él siempre consigue sorprenderme y sacarme una sonrisa, es imposible disfrutar de un evento sin su compañía. De una manera u otra, a mi lado siempre está.

Quise que todo el mundo se sintiera en un ambiente de cumpleaños. Para ello, había que decorarlo como tal. Photocoll para las fotos, globos, comida, bebida… no faltaba de nada

Todo está listo para comenzar, llegó la hora de empezar a abrir la puerta a los amigos.

Las primeras fotos demuestran que la decoración provocó el efecto que quise: ambiente de fiesta y diversión.

 

Después de comer y tomar algo, la música y el buen rollo provoca que que todos comencemos a disfrutar de la noche. Las siguientes fotos lo demuestran, creo que nadie estaba aburrido…

 

Toca soplar las velas, este año la tarta quise que fuera recordatoria a mis 28 años. En realidad lo mejor de mi vida había llegado ese año, mi hija. Dejaba un año en el que conseguí formar mi preciosa familia, gozaba de salud y el trabajo no me faltaba.

Una televisión donde aparecía una foto de mi perfecto marido, mi preciosa ratita y yo. Cómo no, felicitando a la mamá molona del año.

 

La pedazo de noche no podía terminar de otra manera que brindando con todos ellos, mi gente.

 

SEGUNDA CELEBRACIÓN: Comida familiar.

Tocaba seguir celebrando el aún pre-cumpleaños, esta vez la familia tenía toda mi prioridad, aunque seguía faltando mi amigo y marido Ezequiel. Comida familiar, llena de risas y conversaciones agradables que desembocan en la intención de crear esa reunión. Felicidad.

TERCERA CELEBRACIÓN: Comida y merienda con amigos y familia.

Y llegó el gran día. Toca soplar de nuevo las velas, pero esta vez oficialmente. Qué ganas de comenzar otra etapa cargada de ilusión e incertidumbre por saber cómo será. Solo me conformo con mantenerme igual que estos últimos cuatro meses, vivir exactamente igual de feliz, con tanta salud para todos los míos.

Esta vez elegí una tarta que era una caja de regalo, con la presencia de mis dos amores. La caja significa la sorpresa que me darán mis 29 años. Eso os lo cuento en 365 días familia.

 

Termino este nuevo post, transmitiendo mi agradecimiento a todos vosotros por la cantidad de felicitaciones que he recibido en este día tan especial. Siempre os siento cerca pero en los momentos puntuales, vuestro cariño se acentúa de una manera impresionante. Insisto en decir que sois parte fundamental para mí.

OS QUIERO Y PUNTO FAMILIA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here