INAUGURAMOS LA SECCIÓN DE SERGIO YEBRA, LA MITAD OSCURA.

0

Declaración de intenciones.

Antes de escribir ningún artículo, conviene realizar presentaciones, para saber quién soy y sobre que hablaré en esta sección.

Soy Sergio Yebra, y trabajo en una de las ramas del inmenso mundo informático. No estudié periodismo, ni ciencias políticas, así que no tengo la preparación requerida ni para gobernar, como la mayoría de los que lo hacen, aunque yo soy honesto y al menos lo reconozco; ni tengo formación ni conocimientos suficientes para trabajar en ningún medio de comunicación. Simplemente soy un ciudadano más, de los muchos que existen, hartos de la situación que vivimos, de esta mal llamada crisis, que en realidad es  una estafa en toda regla, y que está harto de la manipulación dirigida en la información que recibimos.

La información es poder. Esta frase la hemos oído siempre, y es una realidad a la que se agarran los gobernantes del mundo entero. De toda realidad que se informa siempre existen tres versiones: la de un lado, la del otro y la verdad. Y, ¿cuál es la verdad? Pues ahí cada cual tendrá que hacer su trabajo: investigar, contrastar y finalmente elegir. Si desde el Estado (cualquiera), a través de los medios de comunicación a los que se tiene acceso, o peor aún, desde instituciones que se encargan de dar datos a periodistas, se manipula, o se maquilla ligeramente, la información, tienes un buen arma para engañar al pueblo. Esto realmente no es un supuesto, se practica en todos los países del mundo, sea cuál sea el signo del partido político gobernante.

Existen multitud de versiones de cada noticia que nos cuentan, y está en la mano de cada cual averiguar los distintos puntos de vista. Con internet es posible encontrar cada noticia vista desde todos los ángulos habidos y por haber. El gran problema radica en el uso que hace la gente de este “poder” que tenemos. La inmensa mayoría de la población da por buenas las noticias generales que lee de sus medios de comunicación de confianza, y no invierten ni un segundo en investigar nada más.

Centrándonos en la situación actual: es más que obvio que hay malestar en la sociedad contra los políticos, contra aquellos que nos gobiernan. Ha habido muchas movilizaciones en la calle, como el 15M, y ha habido intentos de acallar las voces discordantes con mentiras y manipulaciones con los gobernantes de turno. Se ha pasado a criminalizar a quien harto de lo que pasa, de cómo funcionan las cosas, se reúne en las plazas de los pueblos a debatir con otros vecinos para afrontar soluciones. Se ha llegado a llamar terroristas a esa gente. En las huelgas generales se ha arrestado a gente que no había hecho nada, simplemente gritar revindicando sus derechos, y se les ha usado como chivo expiatorio acusándoles de delitos que no cometieron.

Aquí un servidor ha sido testigo de ello, y ha sido amenazado de ser arrestado por el mismísimo comisario de Móstoles por simplemente querer ejercer un derecho constitucional, como es el de informar dentro de un bar, como piquete informativo, de la jornada de huelga general que se estaba viviendo (14N-2012). Ese mismo día, en la manifestación que convocaban  los sindicatos mayoritarios, que finalizaba a las 20 horas en la Plaza de Colón, sobre las 20:01 yo aún estaba llegando a la Plaza de Neptuno, y oí disparos y vi como una riada de gente corría hacia mí. Enseguida vi los antidisturbios corriendo detrás de la gente, disparando pelotas de goma y dando porrazos. Después del shock, y asimilar todo lo que pasaba a mi alrededor, comencé a correr perdiendo de vista la gente con la que iba. Después de varias paradas por todo el paseo de Recoletos, llegué a la estación de Atocha justo en el momento que varias “lecheras” con antidisturbios se acercaba a toda velocidad disparando pelotas de goma a todos cuantos se cruzaban.

Al día siguiente las noticias que leí fueron de este estilo:

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/14/actualidad/1352927810_690620.html

es decir: los culpables un grupo de radicales, que se encargaron de reventar la manifestación. ¿De verdad? Yo estaba allí, no viví esa realidad que vendió toda la prensa. Más bien, viví como estuve a punto de ser alcanzado por varias pelotas de goma, y vi como a varias personas les alcanzaban con éstas, y eran aporreados. Gente que no había hecho nada, salvo reveindicar de forma pacífica sus derechos. Suponiendo que un grupo de radicales reventara el acto, ¿por qué se persiguió al resto de la gente?,  ¿por qué la mayoría de medios de comunicación vendieron así la noticia? Pues la verdad, es difícil decirlo, máxime cuando uno de mis compañeros de fuga era un fotógrafo con el peto un peto que ponía “Periodista”, e iba sacando fotos y diciéndome que aquello era una salvajada. Delegación de Gobierno y la Policía dieron su versión, que es la que se publicó. A mi no pueden engañarme, sé que estuve allí, y sé lo que pasó. Los actos violentos de la gente fueron posteriores al ataque de la policía, y no al revés como vendieron.

Mi sección simplemente va a tratar de dar otro enfoque a las noticias diferente al que se le da la mayor parte de las veces. Evidentemente la información está ahí accesible para todos, pero no es la que se suele buscar. La verdad parece que es la que te cuentan la mayoría de medios de comunicación de difusión nacional.

Yo no pretendo ni convencerte, ni que me creas en lo que te expondré en cada artículo. Lo único que quiero es que veas que siempre existe otra cara de la información. Me gusta investigar todo, y no creerme lo que me cuentan porque sí, y luego saco mis propias conclusiones. Hay veces que no hay más por mucho que rebusques, no encuentro mucho más de lo que ya se ha contado. Pero otras veces, encuentro bastante información que no cuadra mucho con las versiones oficiales, y son creíbles. Muchas con datos oficiales que no es que sean creíbles: es que son la verdad, ocultada por otros.

Por tanto te invito a que viajes conmigo por el mundo de la información alternativa a la oficial  y que saques tus conclusiones por ti mismo, porque hayas llegado tú a ellas después de tener todos los puntos de vista, no porque alguien te diga que la única versión de algo es la que te cuentan, y debas creértela. Es bueno que leas todas las versiones: las que te gustan, y las que no. En el termino medio suele estar la verdad, aunque a veces ni tan siquiera en el término medio: nos mienten al cien por cien.

Por último quiero agradecer a Tamara por esta oportunidad que me brinda. La conozco hace años, y le tengo el mismo cariño que a una hermana pequeña.

Hemos hablado muchísimas veces de temas políticos; yo le expongo lo que pienso que es la verdad de ciertas cosas, y argumento el porqué, y a veces discutimos más o menos sobre distintos temas, con nuestros más y nuestros menos. Pero ella nunca se queda ahí, se informa sobre lo que hemos hablado, tira del hilo, investiga, y otro día me vuelve a sacar el tema. Si se equivocó en una discusión previa, lo reconoce sin tapujos, y me confiesa que se ha quedado de piedra al leer lo que le indiqué.

Cuando iba a nacer este blog, me llamó para contarme la idea que tenía, lo que quería hacer, y me dijo que quizás podía hacer un reportaje sobre la gente que lucha en la calle cada día, grupos que existen que defienden los derechos que tenemos, y que se opone a la injusticia e informa sobre ello al resto de la población. Le presenté a un grupo de gente que lucha día a día desde distintas plataformas, y la verdad: no entendieron su propuesta, fueron injustos con ella, y le cerraron las puertas. Me dolió, porque todo lo que le había dicho siempre sobre el hecho de que había que luchar, que había que buscar la verdad de todo, y hacer un poco más de lo que se suele hacer para mejorar el mundo, de golpe y porrazo se lo habían cerrado en las narices al primer intento de hacer algo diferente a lo que hacía normalmente. Sinceramente, creo que la juzgaron por ser quién es, y no quisieron nada de alguien del mundo televisivo del que venía. Un error de gente que lucha por cambiar las cosas: negar la posibilidad a alguien por juicios de valor.

La grandeza de Tamara está en este acto que tiene conmigo: hace poco me propuso crear esta sección para que yo escribiera sobre todas las cosas que le cuento, a pesar del batacazo que se llevó en su momento con esta gente que yo le presenté, y le negaron la posibilidad de hacerlo. Ella si me da la oportunidad a mí, ahora que su blog va viento en popa, para que pueda expresarme libremente, y pueda contarlo desde aquí. Así que quiero, en primer lugar responsabilizarme por completo de lo que en esta sección se escriba, ya que no tiene nada que ver con lo que Tamara piensa. Es un espacio que me brinda generosamente para que escriba mis artículos, independientemente de que esté más o menos de acuerdo con lo que en ellos exponga.

Y lo segundo es decirle que me siento completamente agradecido por ello, y que es de una calidad humana enorme el gesto. Gracias, de verdad. Por más cosas que pasen entre nosotros, siempre me muestras que estás ahí, y es por eso por lo que siempre te he querido, y siempre te querré.

Bienvenidos a la mitad oscura. Espero que podáis abrir la mente conmigo a otras posibilidades. Gracias a todos. Sugerencias, críticas y  comentarios serán recibidos de buen grado en buzon.mitadoscura@gmail.com

la foto-8 copia

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here