FELIZ ANIVERSARIO MI VIDA.

0

Y aún continúo en ese sueño mágico…

Recuerdo que lo inicié cuando veía esas películas tan reales para mí, donde todo era posible, sólo sucedía lo que ya estaba previsto en tu mente, ser la protagonista. Vivía con la ilusión de convertirme en esa princesa, rodeada de un mundo paralelo a la realidad, donde mi príncipe y yo seríamos los únicos existentes. Estoy convencida de que los guionistas de estas historias han vivido alguna situación similar, y lo afirmo porque yo a continuación voy a narrar mi propio cuento y no de hadas, si no real:

18 de agosto del 2010, esta fecha cambió mi vida. El destino me tenía reservado algo que yo jamás podría llegar a imaginar, iba a conocer el significado que conlleva y los sentimientos que remueven la palabra AMOR.

Ezequiel al igual que tú, en varias conversaciones manifestaba el desconocimiento a esas cuatro letras, poco a poco fueron cambiando esas expresiones por otras que nos tenían bastante despistados: no sé lo que me está sucediendo, es difícil de explicar, nunca he vivido algo parecido, es la primera vez… 

A día de hoy, no sé lo que me sucedía, ni sé lo que me sucede, era imposible de explicar y tampoco puedo hacerlo ahora, mantengo que nunca viví algo igual y que era, es y será la primera vez.
Hablando con otras personas reconocí síntomas iguales, tenía un gusano que corría por la tripa las veinticuatro horas del día, me confirmaba a mí misma que algo sentía por ti, ¿el qué? ni idea, pero era distinto. Tanto que tan solo pasaron tres meses cuando la necesidad de estar protegida por ti era imprescindible. No podía levantarme y no verte, era imposible no besarte por la mañana y mucho menos irme a trabajar sin una sonrisa en mi cara, y esa, sólo la conseguía cuando abría los ojos y mi primera visión eras tú.

Yo hubiese sido la primera en recomendar a una amiga que no fuera tan rápido y conociese a la persona antes de dar un paso tan importante como es la convivencia. Sólo me arrepiento de una cosa, no haberlo hecho antes. Noventa días de risas, noventa días de confidencias, noventa días pendiente de que mi teléfono sonase, noventa días por saber que sería lo siguiente… 

Nunca borraré el momento en el que todo el mundo me preguntaba, “¿Tamara, estás bien?” y yo respondía, “sí, ¿por qué?, ¿me notas algo raro?. Ahí estaba la clave, no era yo, o quizá empezaba a ser esa que nunca había conocido, una chica alegre, divertida, sin preocupaciones, atenta… y lo que más me llamó la atención, soñadora. Me paré a pensar y retrocediendo en el tiempo descubrí que sí soñaba, y que ese sueño se estaba haciendo realidad y tú eras el culpable de todo ello.

Todos los cuentos tienen un final, aunque dentro de esa magia siempre hay una complicación, esperaba que esa perfección terminase, pero no, nunca llegó. Hoy ya no espero ese bache, todo lo contrario, disfruto al máximo del regalo que la vida me ha dado, tenerte a ti. No necesito nada más, aunque si tuviera que pedir algo, sólo me gustaría seguir formulándome preguntas y no obtener respuesta, eso querrá decir que todo lo que viva junto a ti es nuevo.

No creo que sea amor, pienso que es algo que nunca se le podrá poner nombre y me alegro enormemente, porque si Dios quiere, dentro de muchos años pondremos título a nuestro cuento. Mil cuatrocientos sesenta días de amistad, lealtad, respeto, admiración, protección… Cuatro años con un gusano en la tripa que aún se mantiene vivo y muy activo. Cuarenta y ocho meses de felicidad. 

La palabra gracias, tiene muy poco valor para el hombre que ha sido el culpable de conocerme a mí misma, el que me ayudó a levantarme de mis caídas, el que me hizo valer, el que simplemente fué el causante de mi maravilloso destino.

El calendario marca que hoy es nuestro aniversario de bodas, pero nosotros marcamos las fechas. Yo, te felicito porque contigo he descubierto que las personas nacen con bondad, viven con esperanza y encuentran lo que se merecen. En este caso, si quiero agradecerte algo que ha marcado mi vida, saber que se puede amar sin límites…

TE AMO, TE TODO…

A todos los lectores permitidme dar un consejo:

La felicidad no está compuesta de altibajos, el camino lo eliges tú, el se encarga de llevarte y los dos voláis juntos.

Cuando sientes desconocimiento, preguntas.
Cuando sientes ganas, indagas.
Cuando sientes placer, disfrutas.
Cuando sientes protección, deseas.
Cuando sientes amor, cambió tu vida.

MI CUENTO REAL ESTÁ ESCRITO, AHORA OS TOCA A VOSOTROS VIVIR, Y ESCRIBIR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here